Bruselas presentará el 20 su plan de emergencia y los 27 lo estudiarán en reunión extraordinaria de ministros

BRUSELAS, 6 Jul. (EUROPA PRESS) –

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha llamado este miércoles a la unidad y coordinación entre Estados miembros para prepararse ante el riesgo de que Rusia corte todo el suministro de gas a Europa, una amenaza ante la que ha advertido a los socios comunitarios para no caer en el «egoísmo y proteccionismo» que se vieron en los primeros meses de pandemia.

«Debemos prepararnos para más interrupciones en el suministro de gas, incluso a un corte total por parte de Rusia», ha pedido Von der Leyen en un discurso ante el pleno del Parlamento Europeo reunido en Estrasburgo (Francia) durante el que ha confirmado que «a mediados de julio» presentará una propuesta para fijar un «plan de emergencia europeo».

En otro debate con eurodiputados, uno de los vicepresidentes del Ejecutivo comunitario, Maros Sefcovic, ha precisado que la propuesta está en la agenda del último Colegio de Comisarios antes del parón estival, el miércoles 20 de julio.

Además, los ministros de Energía de la UE se reunirán de manera extraordinaria una semana después, el día 26, para examinar la iniciativa de Bruselas y los planes nacionales que los Estados miembro deben presentar en paralelo.

La jefa del Ejecutivo comunitario ha explicado que hay una docena de Estados miembros afectados directamente por cortes parciales o totales de gas porque «es obvio que (el presidente ruso, Vladimir) Putin, sigue usando la energía como arma».

Así, Von der Leyen ha indicado que los gobiernos europeos han preparado ya planes de contingencia nacionales para hacer frente a la situación, lo que ha considerado como algo «bueno», pero ha avisado de la necesidad de una «acción coordinada y común» a nivel europeo.

«Debemos asegurar que en caso de interrupción total el gas seguirá fluyendo hasta donde sea más necesario», ha defendido la jefa del Ejecutivo comunitario para apelar a la «solidaridad europea» y subrayar la necesidad de «proteger» tanto el Mercado Único como las cadenas de suministro a las industrias en la UE.

Por ello, la política alemana ha alertado de que los Veintisiete no deben «olvidar la amarga lección» que aprendieron durante la pandemia de coronavirus –cuando la descoordinación de los primeros meses llegó, por ejemplo, a bloquear en algunos países socio contingentes destinados a otros Estados miembro–.

«El egoísmo y el proteccionismo sólo lleva a la desunión y a la fragmentación, a pesar de que la unidad europea y la coordinación fueron los remedios clave para superar la brutal pandemia», ha proclamado Von der Leyen ante los eurodiputados.

Así, la presidenta de la Comisión ha asegurado que «como siempre, esperamos lo mejor pero nos preparamos para lo peor», una tarea «dura», ha dicho, para después sostener que «la unidad nos llevará al éxito».

Durante su intervención, Von der Leyen también ha insistido en la urgencia de acelerar la transición ecológica y apostar por las energías renovables como alternativa al gas y otras fuentes fósiles, no sólo «para no enriquecer más a Putin», sino también porque son alternativas «más limpias» y «más eficientes en costes».

«Invirtamos de verdad en las energías renovables», ha pedido, tras defender este tipo de energías como «lo más fácil y lo más seguro» para romper con la dependencia energética de Rusia.

Más tarde, en rueda de prensa, la presidenta de la Comisión Europea ha abierto la puerta a extender al gas la limitación de precios a las importaciones de petróleo planteada en el seno del G7 a finales de junio y convencer a otros países fuera de esta alianza a secundar la medida, aunque matizó que sería «bajo circunstancias especiales» y ha abogado por trabajar a nivel «global» y no solo «europeo».

Preguntada por el plan de urgencia en caso de que Moscú cierre totalmente el flujo de gas, Von der Leyen ha dicho que se debe «pensar dónde se necesita más el gas» para proteger a los consumidores y el Mercado Único, de tal manera que no se resientan se si se reduce la demanda en algunos sectores o partes de la economía.

Fuente: Europa Press