Todos los fabricantes de automóviles coinciden en que en España se necesita un plan de incentivo a la compra de vehículos de combustión que cumplan con la normativa Euro 6d,, con el objetivo de renovar el parque móvil, el segundo más antiguo de Europa con 12 años, y atajar el oproblema del cambio climático.

En este sentido, el presidente de Volkswagen Group España Distribución, Francisco Pérez Botello, defendió, en un encuentro con la prensa en Madrid, que dicha medida es la respuesta “más inmediata” a la emergencia climática mientras se logra la transición hacia el coche eléctrico.

Pérez Botello señaló que otra alternativa para impulsar la adopción del coche eléctrico es que se elimine, de manera temporal, el IVA en este tipo de modelos, así como eliminar el impuesto de matriculación y modificar el de circulación para que se penalice a los vehículos más contaminantes. Aseguró que la filial española del grupo alemán solicitará al Gobierno que declare de utilidad pública los puntos de recarga de alta potencia que deben instalarse en autopistas y autovías.

Dicha medida no supone ningún coste para el Estado y reduciría los procedimientos administrativos de entre ocho y diez a uno. En su opinión, con esta medida, “idónea desde el punto de vista jurídico”, se aseguraría el despliegue de una infraestructura de carga en los principales itinerarios de interés general, permitiendo cumplir los objetivos compartidos por la Administración y todos los agentes implicados en el desarrollo del vehículo eléctrico.

“Hay que aplicar más ciencia y menos ideología. Si se pusieran en marcha estas medidas, el salto en movilidad eléctrica en España sería importantísimo”, subrayó, apuntando que el diésel ha sido atacado de manera “injustificada” y que se ha creado confusión al consumidor. Indicó que los fabricantes han solicitado al Ejecutivo que realice un estudio “independiente” para que se comparen las emisiones de un diésel y gasolina actuales.

Resultados 2019

Volkswagen Group España Distribución matriculó cerca de 195.000 vehículos en España durante el pasado ejercicio, lo que representa una disminución del 5,6% en comparación con el volumen contabilizado durante 2018, mientras que la rentabilidad sobre facturación de sus concesionarios se situó en el 1,9%.

El directivo señaló que este volumen comercial registrado el ejercicio pasado en España se traduce en el tercer mayor registro de la historia de la entidad y solo superado por las cifras de 2018 y 2017. En todo el mundo, el consorcio entregó unos 11 millones de vehículos, de los que cerca de 140.000 fueron vehículos eléctricos.

En esta línea, comentó que el pasado ejercicio marcó «un cambio de tendencia» en el mercado nacional después de cinco años consecutivos de crecimiento y afirmó que 2019 para Volkswagen Group España representó un año «de transición», con una gran ofensiva de vehículos eléctricos y de nuevos modelos de combustión «altamente eficientes».

Por firmas, Volkswagen matriculó 94.329 unidades en 2019, mientras que Audi entregó más de 51.000 unidades. Además, el volumen comercial de Skoda rozó las 30.000 unidades y Volkswagen Vehículos Comerciales cerró el año con un récord de ventas al superar las 20.000 unidades por primera vez en su historia.

Fuente: Cinco Días