Vivendi abre la puerta a firmar la paz con Mediaset y desprenderse de su participación. Eso sí, siempre que el grupo de comunicación pagué lo suficiente. Al menos, 3,7 euros por acción, 1.260 millones por el 26,6% que aún controla, según publica la agencia Bloomberg, citando al diario italiano Il Sole.

El precio pedido supone una prima del 37% sobre el precio al que cerraron este viernes las acciones de Mediaset en Italia, a 2,75 euros. Ese es el precio que la compañía se ofrecía a pagar a sus accionistas para abandonar el grupo en caso de que se opusiesen a la fusión con la filial italiana en una nueva sociedad domiciliada en Holanda. Mediaset ha reservado para pagar a los accionistas que decidan huir tan solo

Esta misma semana la agencia Reuters informó de que ambas partes negociaban una solución a un conflicto que arrastran desde hace años. En 2017 Vivendi se hizo con el 26% de Mediaset, que le llevó a los Tribunales y consiguió bloquear su voto en las juntas de accionistas por cuestiones de competencia, al haber tomado una participación similar en Telecom Italia al mismo tiempo.

El grupo francés se ha opuesto a la operación de fusión desde su planteamiento. Y votó en contra en la junta de accionistas que le dio el visto bueno. En lugar de ejercer su derecho de separación —en cuyo caso Mediaset cerró un pacto con el fondo Peninsula Capital, capitaneado por Borja Prado, para que comprase las acciones de Vivendi— decidió acudir a la justicia. Tanto los tribunales españoles como los italianos le han dado la razón y han paralizado la fusión.

Fuente: Cinco Días