La asociación cifra en unas 10.000 las viviendas de uso turístico que se concentran en el distrito Centro

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) –

La Asociación Vecinal de Sol y Barrio de las Letras ha aplaudido la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), tras «2.000 denuncias en cuatro años», que obliga al Ayuntamiento a actuar y responsabilizarse ante la «aberración» que suponen las viviendas de uso turístico (VUT).

La entidad vecinal convoca este jueves una rueda de prensa a las 11 horas después de que el pasado 31 de julio se conociera la sentencia del TSJM que resuelve el recurso de apelación presentado por el Ayuntamiento de Madrid sobre su capacidad de expedientar y sancionar los expedientes abiertos sobre las VUT previamente denunciadas por incurrir en ilegalidad urbanística.

La sentencia se centra en las 39 viviendas de uso turístico ubicadas en la calle Príncipe 15 y, como ha señalado la asociación en un comunicado, «da la razón a los vecinos denunciantes». «Esta resolución tiene una importancia extraordinaria ya que no sólo pone de manifiesto la responsabilidad y obligación de actuar por parte de los servicios municipales ante la ilegalidad urbanística que representan las VUT sino que además la jurisprudencia establecida afectaría al conjunto de las viviendas de uso turístico», han remarcado.

La asociación cifra en unas 10.000 las viviendas de uso turístico que se concentran en el distrito Centro. «Con esta resolución judicial queda clara la obligación del Ayuntamiento de actuar y atender las denuncias administrativas presentadas por los y las vecinas, además de fijar su obligación de realizar las tareas de inspección, incoar los expedientes de disciplina urbanística y sustanciar la sanción económica», han reseñado.

«Después de cuatro años de denuncias contra la aberración urbanística que suponen las VUT, en especial en Centro, formuladas por parte de esta asociación vecinal y que alcanzan más de 2.000, vemos que el TSJM da la razón a nuestros argumentos basados en la normativa municipal, en el Plan General de Urbanismo de Madrid de 1997», ha remachado la entidad ciudadana.

La Asociación Vecinal de Sol y Barrio de las Letras ha insistido en que continuarán con su «empeño de erradicar este modelo de alojamiento tan destructivo y degenerador».

Fuente: Europa Press