Dice que si la situación se tuerce, habrá que poner sobre la mesa alguna medida que sea un paraguas para el conjunto del Estado

BILBAO, 18 Jul. (EUROPA PRESS) –

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha pedido al presidente Pedro Sánchez que reconsidere el uso obligatorio de la mascarilla, no descarta más medidas si se tensionan las UCI, pero pide civismo para que no haya reuniones en parques y playas por la noche.

En una entrevista al diario Deia, recogida por Europa Press, Urkullu señala que no le «dolerían prendas» si hubiera que declarar otro estado de alarma. «Lo que nos da cierta esperanza de manera muy prudente es la ocupación de camas UCI, no fallecimientos, el índice de reproductividad… Pero si viéramos que se tuerce, habrá que poner sobre la mesa alguna otra medida que no sé si tiene que ser con el estado de alarma pero, en todo caso, que sea un paraguas para el conjunto del Estado», indica.

Además, muestra su disposición de colaboración para que puedan ser similares en todos los lugares las medidas básicas. «Luego cada una de las comunidades tendremos nuestras realidades y capacidades en función de nuestras competencias para adoptar medidas complementarias. La situación invita a una reflexión sobre si son necesarias herramientas paraguas para el conjunto del Estado, entendiendo la época del año en que estamos, que pueda haber una afección a determinados sectores económicos, como puedan ser el turismo y la hostelería», afirma.

Tras recordar que ha solicitado el uso de la mascarilla de manera obligatoria, indica que «ha sido un real decreto ley del Gobierno central el que ha eximido del uso de la mascarilla en determinados lugares». «Ese decreto tiene que ser convalidado el miércoles en el Congreso de los Diputados. Es una buena ocasión para que el Gobierno español reconsidere esta cuestión, aun cuando sea única y exclusivamente la relativa al uso obligatorio de la mascarilla», dice, para demandar el uso de la mascarilla hasta que la población esté vacunada globalmente.

Respecto al decreto que trata de evitar aglomeraciones, señala que el control en su caso será una labor conjunta de la Ertzaintza con la Policía local, «pero no todas tienen Policía municipal y quizás los horarios de prestación de servicio limitan el control». «Somos muy conscientes. Y nadie está planteando el vallado. Ya el año pasado los alcaldes de las capitales que forman parte del LABI decían que no todos los parques tienen llave», agrega.

NUEVO ESTATUS

En relación al nuevo estatus de autogobierno, el Lehendakari destaca que tanto el ordenamiento jurídico en el Estado como la propia Constitución permiten los referéndum consultivos.

«Hay que identificar claramente que un referéndum consultivo en Euskadi antes de ir al Congreso de los Diputados sería sobre el acuerdo alcanzado en el Parlamento Vasco. Estoy planteando que el acuerdo alcanzado en el Parlamento Vasco sobre un nuevo estatus sea el acuerdo más amplio posible, con participación de diferentes tradiciones políticas», precisa, para asegurar que «es una base muy garantista que un acuerdo amplio en el Parlamento Vasco sea sometido a un referéndum consultivo en la sociedad vasca antes de llegar al Congreso de los Diputados».

Por otro lado, apunta que Pedro Sánchez debe ser consciente del modelo de Estado, «que él mismo reconoce como Estado plurinacional y compuesto, y que la singularidad tiene que tener un ejercicio de relación interinstitucional diferente al actual de manera bilateral». «Además, –prosigue– en nuestro caso hay un compromiso con un cronograma para el cumplimiento del Estatuto de Gernika. De momento, esto no se está desarrollando como debería ser».

Cuestionado por la Conferencia de Presidentes autonómicos de Sánchez este mes, dice desconocer que se vaya a celebrar. «Solo sé lo que anunció el 16 de junio. Ha transcurrido un mes. Desconozco que vaya a haberla, para qué, cuándo y cómo. No conozco nada. Lo que sí advierto es que el lehendakari tiene su propia agenda», explica.

Fuente: Europa Press