Algunos de ellos se eximen de la sanción al estar registrados para uso excepcional

BARCELONA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) –

Unos 15.000 turismos y motos –un 3% del parque circulante– no podrán circular este martes por la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) Rondas Barcelona al no disponer de etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT), si bien algunos de estos vehículos quedaran exentos de la sanción al estar registrados para uso excepcional.

Lo ha explicado el concejal de Emergencia Climática de Barcelona y vicepresidente de Ecología del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Eloi Badia, en rueda de prensa, el primer día que entra en vigor el régimen sancionador de la ZBE para turismos y motos sin etiqueta ambiental.

Según datos municipales de este lunes, un 3% del parque circulante de turismos y motos circula por la ciudad sin etiqueta ambiental, y también un 1,7% de furgonetas, vehículos pesados y destinados al transporte colectivo, aunque éstos tienen una moratoria de un año.

Las sanciones serán de 100 euros para turismos, motos y furgonetas en caso de circular por la ZBE, o de 200 en caso de hacerlo en episodio de contaminación; mientras que para vehículos pesados la sanción será de 200 euros si circula por la ZBE y de 500 si lo hace durante un episodio de contaminación.

VEHÍCULOS REGISTRADOS

Badia ha aclarado que «en principio» serán unos 15.000 turismos y motos los que no podrán circular, ya que en los próximos días verán cuales cambian su horario, modalidad de transporte o simplemente estarán en el registro, ha dicho.

Actualmente hay 30.000 vehículos registrados y los que están autorizados a circular sin etiqueta ambiental son los de movilidad reducida, los de servicios de emergencia, los extranjeros, los de servicios singulares, personas con autorización sanitaria, autorizaciones diarias (hasta 10 días de circulación al año) y vehículos que realizan pruebas dinámicas en talleres.

66 CÁMARAS EN 20 PUNTOS DE CONTROL

Un total de 66 cámaras repartidas en 20 puntos por los cinco municipios integran la ZBE (Barcelona, Cornellà de Llobregat, Esplugues de Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat y Sant Adrià del Besòs) controlarán a los vehículos, además de un dispositivo de la Guardia Urbana que realizarán controles dinámicos.

Badia ha explicado que se ha empezado a notar el descenso de la contaminación, aunque ha avisado de que «octubre será crucial» porque la ciudad se podría situar por encima de la reglamentación europea al volver a recuperar el tráfico habitual después del confinamiento por el coronavirus.

Por eso ha recordado que el transporte público todavía registra una reducción de pasaje del 43% y ha animado a usarlo: «Es imprescindible recuperar el transporte público para la calidad del aire».

Ha incidido que la ZBE busca reducir la contaminación del aire, pero, a su vez, también quiere actuar como una medida de prevención por el Covid-19 para mejorar la calidad del aire y que la contaminación no sea un agravante en las enfermedades de afectación respiratoria.

«EL PEAJE NO SE DESCARTA»

Preguntado sobre la implementación de un peaje de entrada en la ciudad como medida anticontaminación, Badia ha dicho que no se descarta: «Es una herramienta útil, pero tenemos que ver un análisis de diferentes alternativas».

Por otro lado, el concejal ha informado que el AMB ha recibido 9.000 solicitudes del título ambiental T-Verde –de transporte público para tres años si se desguaza un vehículo sin etiqueta de la DGT–, y que, desde que entró en vigor la ZBE el 1 de enero de 2020, se han enviado un total de 42.090 avisos a conductores que han circulado por la zona sin distintivo ambiental.

Fuente: Europa Press