/, Actualidad Económica, EL PAÍS/Una bodega histórica que seduce a los ‘millennials’

Una bodega histórica que seduce a los ‘millennials’

La sala toma el nombre de la conocida serie The Big Band Theory. En ella, hace poco, la histórica bodega valenciana Vicente Gandía cree haber dado con un producto con el que pretende acercarse a los jóvenes, consumidores tradicionalmente más alejados del vino. “Reúne lo que busca el público; un producto fácil de consumir, divertido, elegante y con una graduación alcohólica que no supera los siete grados y medio, cuando lo habitual es a partir de 11”, explica Javier Gandía, director general de la empresa. Habla de un vino espumoso al que llaman Sandara y que presentan con tapón de rosca. Es su apuesta para hacerse un hueco en el mercado de los millenials.

MÁS INFORMACIÓN

También confían en este caldo para seguir creciendo. La bodega, que ahora está en Chiva (Valencia), fue fundada en el puerto de la capital valenciana hace 132 años por Vicente Gandía. Los gestores actuales son sus descendientes, la cuarta generación. Javier Gandía, ahora al frente del negocio, sustituyó hace dos años a su hermano José, que lo dirigió durante 14 y que ahora se encarga de la innovación y nuevos productos.

Hoy la bodega es la más grande de la Comunidad Valenciana y está entre las 15 primeras de España. Tiene 132 empleados y cerró el pasado ejercicio con una facturación de 32 millones de euros, el 14% más que en 2015. Los beneficios llegaron a 3,3 millones. “Es un sector atomizado, con más de 5.000 bodegas. Ni siquiera las empresas más importantes tienen una cuota de mercado de más del 5%. A nuestro favor jugó que logramos el éxito exterior antes que el nacional”, señala Javier.

El 66% de la producción —en 2016 comercializaron más de 25 millones de botellas de vino— se exporta a 90 mercados. “Ningún país destaca más del 7%, solo España con el 34%. Pero hasta 1999 casi todo se exportaba, solo el 10% se vendía en el mercado nacional. Mi bisabuelo hacia vino a granel. El vino valenciano era difícil de vender, no tenía calidad ni reputación. Por eso nos fuimos fuera y fue una ventaja porque el resto de bodegas nos veía como una empresa muy internacional”, agrega José.

Su padre, que cursó estudios de comercio internacional en Suiza, lanzó en 1971 la primera marca de la empresa: Castillo de Liria. “Tuvimos que romper muchos moldes. Afortunadamente el sector ha seguido y hoy vive una gran revolución, pero hace 15 años estaba muy complicado introducir el producto”, insisten los actuales responsables de Vicente Gandía. Luego han llegado enseñas como El Miracle, Hoya de Cadenas o Nebla. Esta última marca crece un 138% en el mercado mexicano, un 130% en

Siguiendo la estela de su padre, han llegado a esa apuesta por Sandara, que va acompañada de otro producto llamado Sandara Mojito. Junto al desarrollo de este producto, Bodegas Vicente Gandía tiene previsto invertir tres millones en construir este año un nuevo almacén. “Nos ayudará a tener más calidad y control sobre el producto, que es nuestra obsesión. Vender la primera botella es fácil con una etiqueta chula y un nombre atractivo, pero la segunda tiene que convencer”, comenta el actual director general de Vicente Gandía.

Enoturismo y arte en barricas

M.J.SERRA

La empresa, que dispone de 500 hectáreas de viñedos, también fue pionera en turismo enológico. La finca Hoya de Cadenas, en Requena, recibe más de 12.000 visitas al año. Un pequeño tren recorre la histórica bodega, que cuenta con un parque de 15.000 barricas subterráneas, el más extenso de la Comunidad Valenciana, el sueño de la familia Gandía. “Es una cava subterránea con control de temperatura y de humedad. Es ecoeficiente y recicla los flujos de aire en función de la temperatura exterior ahorrando energía”, describe José Gandía. La visita cuenta con otro aliciente añadido; el museo del arte en barrica, donde artistas de reconocido prestigio han realizado su obra sobre barricas usadas para la elaboración de vino.

Fuente: El País

By | 2017-07-27T18:10:25+00:00 julio 27th, 2017|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, EL PAÍS|Comentarios desactivados en Una bodega histórica que seduce a los ‘millennials’