Un icono busca salir a Bolsa

La compañía se encamina a cerrar 2017 en números negros por primera vez desde 2010. Los últimos resultados publicados, a septiembre, registran un incremento de los ingresos del 84%, hasta los 567 millones de libras (637 millones de euros) y un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 136 millones de euros. El beneficio neto se quedaría en 24,7 millones, lo que supone levantar unas pérdidas, en el mismo periodo del año anterior, de 139 millones. De este modo, la automovilística espera cerrar con unas ventas de 942 millones, un incremento del 42% y un Ebitda de 201 millones. Implica un incremento de casi un 80%.

Este altísimo crecimiento se basa sobre todo en el buen desempeño comercial del modelo DB11. La demanda de este vehículo le ha permitido incrementar sus matriculaciones hasta las 5.117 unidades, un 58% más, y superar por primera vez desde 2008 las 5.000 unidades. La enseña empezará este año a fabricar su primer todocamino en su planta de Gales, lo que puede disparar aún más sus ventas.

Estabilizada económicamente, fuentes del mercado recogidas por Bloomberg y Reuters aseguran ya que el consejo de la británica evalúa una salida a Bolsa de la compañía a finales de 2018. La automovilística habría contratado al banco Lazard como asesor y estima una valoración en el mercado de hasta 5.600 millones.

Sería el paso lógico para esta empresa dominada por fondos de inversión, antes de completar su plan estratégico en 2022. Así lo ha comentado en repetidas ocasiones Andy Palmer, presidente y consejero delegado de la compañía aunque siempre con la coletilla de que “es una decisión del consejo”. El fondo italiano de inversión Investindustrial es el mayor accionista, con un 37,5% del capital, seguido de varios fondos kuwaitíes y serían ellos los que estarían valorando esta salida al mercado, tratando de remedar además el éxito de la operación de Ferrari en 2015.

La italiana ha incrementado su cotización un 62% desde su entrada en el mercado y su capitalización bursátil es 14 veces superior a su Ebitda, según datos de Bloomberg. Sin embargo, Aston Martin no tiene el glamour de Ferrari, que ha sido considerada la marca de automóviles más poderosa del mundo por la consultora Brand Finance y vende el doble de unidades que la británica, siendo una marca de lujo.

Fuente: El País

By |2018-01-14T11:30:39+00:00enero 14th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, EL PAÍS|Comentarios desactivados en Un icono busca salir a Bolsa