El primer ministro iraquí, Mostafá al Kazemi, asegura que se encuentra bien y pide «calma y moderación» a los ciudadanos

El Departamento de Estado de Estados Unidos condena el ataque, que califica de «aparente acto terrorista»

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Un dron con explosivos ha impactado contra la residencia del primer ministro de Irak, Mostafá al Kazemi, en un «fallido intento» de asesinato, según han informado en la madrugada de este domingo las autoridades del país.

El ataque ha ocurrido en la ‘Zona Verde’ de Bagdad, un área especialmente protegida dentro de la capital iraquí, donde se encuentran la mayor parte de las embajadas y sedes de gobierno del país, recién salido de una nueva serie de protestas contra el resultado de las recientes elecciones legislativas anticipadas celebradas en octubre.

De acuerdo con las primeras informaciones sobre el asalto, las autoridades iraquíes han revelado que al menos tres aviones no tripulados con explosivos fueron empleados en el asalto, según el jefe de la Célula de Medios de Seguridad, el general Maan.

«Atacaron el domicilio tres aviones. Las fuerzas de seguridad derribaron dos pero el tercero llevó a cabo el ataque contra la vivienda», ha indicado.

Las hostilidades entre las milicias chiíes respaldadas por Irán y el Gobierno iraquí han aumentado en intensidad después de las elecciones de octubre, donde el bloque del clérigo Muqtada al Sadr recabó el mayor número de votos.

De hecho, el ataque se ha producido pocas horas después de que un grupo de simpatizantes de las milicias de las Fuerzas de Movilización Popular –cercanas a Irán– se manifestara frente a las puertas de la ‘Zona Verde’.

Ningún grupo se ha atribuido de momento el ataque, mientras que el portavoz de otra milicia proiraní –el grupo chií iraquí Asaib Ahl al Haq–, Mahmud al Rubaeay, ha defendido que la acción podría haber sido «inventada» por las propias autoridades iraquíes para «preocupar a la opinión publica» y quitar el foco de la violencia en las protestas de los últimos días, recoge la cadena Al Arabiya.

EL PRIMER MINISTRO LLAMA A LA CALMA

Poco después del ataque, Al Kazemi ha asegurado que se encuentra bien y ha pedido «calma y moderación» a la ciudadanía. «Los misiles de la traición no desanimarán a los creyentes», ha defendido el mandatario en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Las autoridades han confirmado que Al Kazemi no ha sufrido daños y se encuentra con buena salud. «Las fuerzas de seguridad están tomando las medidas necesarias en conexión con este fallido intento (de asesinato)», ha asegurado la Célula de Medios de Seguridad del país, en un comunicado recogido por la agencia iraquí de noticias NINA.

A continuación, han comenzado a gotear las reacciones entre las fuerzas políticas iraquíes y la comunidad internacional. El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, ha condenado el ataque, que ha calificado de «aparente acto terrorista (…) dirigido al corazón del Estado iraquí».

En un comunicado difundido por la oficina, Price ha manifestado «alivio» por la noticia de que al Kazemi no ha sufrido daños, y ha asegurado que su país está en contacto con las fuerzas de seguridad iraquíes y ha ofrecido apoyo en la investigación.

El presidente iraquí, Barham Salé, condenó el «ataque terrorista» contra Kazemi, que describió como es una «transgresión peligrosa y un crimen atroz contra Irak». El mandatario aprovechó para hacer un llamamiento a la unidad para «enfrentarse a los malvados que están acechando la seguridad de este país y la seguridad de su gente»

«No podemos aceptar que Irak sea arrastrado al caos con golpe de estado contra su sistema constitucional».

También se han pronunciado tanto Irán como el Consejo de Cooperación del Golfo con una rotunda condena. El secretario supremo del Consejo de Seguridad Nacional iraní, Ali Shamjani, describió el intento de asesinato como «la apertura de un nuevo conflicto que hay que investigar».

Fuente: Europa Press