Archivo - El comandante del Ejército de Irán, Abdolrahim Musavi (i), y el jefe del Estado Mayor del Ejército iraní, Mohamad Hosein Baqeri (d)


Archivo – El comandante del Ejército de Irán, Abdolrahim Musavi (i), y el jefe del Estado Mayor del Ejército iraní, Mohamad Hosein Baqeri (d) – Iranian Army Office/ZUMA Press W / DPA – Archivo

Últimas noticias sobre la guerra entre Ucrania y Rusia

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) –

El Ministerio de Exteriores ucraniano ha acusado a Irán de ser «cómplice» de los ataques rusos con drones kamikazes de fabricación iraní en territorio ucraniano y ha emplazado a Teherán a dejar de suministrar estos aparatos a Rusia.

«Suministrar armas para una guerra de agresión en Ucrania y para matar a ciudadanos ucranianos convierte a Irán en cómplice de la agresión criminal rusa. Son crímenes de guerra y atentados terroristas contra Ucrania», ha apuntado Kiev, según un comunicado de la diplomacia ucraniana.

Mientras, el ministro de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, ha pedido a la Unión Europea que imponga sanciones a Irán por su «connivencia con Rusia».

La semana pasada el Ministerio de Exteriores de Ucrania aseguró que Rusia había utilizado aviones no tripulados iraníes como parte de más de un centenar de ataques aéreos sobre ciudades ucranianas.

Estos ataques, según Kiev, han dañado edificios residenciales, centrales eléctricas, plantas de tratamiento de aguas residuales, puentes, parques infantiles así como otros tipos de infraestructuras e instalaciones civiles, dejando además víctimas civiles.

Estos lanzamientos de drones han tenido lugar a modo de represalia tras la explosión del puente de Kerch, en la península de Crimea, del pasado 8 de octubre.

El puente, también conocido simplemente como el puente de Crimea, es considerado como una importante ruta de suministro logístico para las fuerzas rusas en Crimea y en el sur de la Ucrania ocupada por Rusia. La estructura, de 19 kilómetros de longitud, comprende una vía de transporte ferroviario y una autovía.

Inaugurado por el presidente ruso, Vladimir Putin, en 2018, se trata de una de las obras de infraestructura más importantes de la península desde su incorporación a Rusia en 2014 y es considerado por Ucrania como un símbolo de la ocupación rusa.

Fuente: Europa Press