MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) –

Las autoridades ucranianas han denunciado este sábado varios bombardeos rusos contra regiones del este y también en las inmediaciones de la capital, Kiev, un día después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, afirmase que no veía necesario perpetrar más ataque «masivos» por el momento.

El gobernador de Kiev, Oleksi Kuleba, ha informado en su cuenta de Telegram de un ataque con misiles, en principio sin víctimas. Ha instado a la población a permanecer en los refugios mientras persista la amenaza y a no publicar fotos en redes sociales.

Desde Zaporiyia, uno de los principales frentes de combate en el este, el gobernador Oleksandr Staruj ha asegurado que las fuerza rusas han lanzado al menos una decena de misiles y han utilizado también drones, provocando daños en instalaciones de la infraestructura energética, según la agencia UNIAN.

En la vecina región de Dnipropetrovsk, a los proyectiles disparados por las Fuerzas de Rusia se sumaría también la interceptación de al menos cinco drones de fabricación iraní, según el gobernador, Valentin Reznichenko.

Las Fuerzas Armadas ucranianas han asegurado en su boletín de este sábado que, en todo el país, han derribado nueve aeronaves no tripuladas. El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha acusado a Moscú de servirse de tecnología iraní para lanzar drones kamikazes sobre la población y la infraestructura crítica.

Fuente: Europa Press