Afirma que «la libertad de expresión e información está más amparada en Marruecos que en España»

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) –

La exministra socialista de Vivienda María Antonia Trujillo considera que la reivindicación marroquí sobre Ceuta y Melilla «está plenamente justificada, está inscrita en su ideario nacional y es irrenunciable».

Trujillo insiste en que «los casos de Ceuta y Melilla -y los peñones e islotes- suponen una afrenta a la integridad territorial de Marruecos» y los califica de «vestigios del pasado» que interfieren en las buenas relaciones entre España y Marruecos.

De esta forma, la exministra en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero reitera en una entrevista publicada este fin de semana en el medio digital marroquí Rue20 su posición respecto a las ciudades españolas de Ceuta y Melilla tras sus declaraciones en septiembre.

«En España no existe libertad de expresión cuando te separas del pensamiento oficial único», afirma ante las críticas recibidas por su opinión sobre las ciudades autónomas.

«La libertad de expresión e información está más amparada en Marruecos que en España. Ya me gustaría que España tomara ejemplo de este país y no se desinformara y manipulara tanto», dice la exministra.

Trujillo, residente en Marruecos, indica que se ha producido «gran malestar» en la izquierda tras el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre el reconocimiento del Sáhara marroquí pero, en su opinión, «no es un error sino el gran acierto en las relaciones internacionales de nuestro país, adoptándose una decisión política que respeta la legalidad internacional».

En este sentido se pregunta que «si España ha cambiado su posición tradicional sobre el Sáhara, ¿por qué no puede cambiar España su posición sobre Ceuta y Melilla y los islotes y peñones?».

La exministra, que fue cesada hace unos meses como consejera de Educación de la Embajada de España en Rabat después de críticas internas a su gestión, defiende que «más allá de las diferencias, Marruecos y España comparten más de lo que les separa», y califica a Marruecos como «el país árabe con un régimen político y social más avanzado».

Fuente: Europa Press