El consejo de Telefónica ha dado esta mañana luz verde al plan de bajas incentivadas para 2019 y que afectará a 5.000 personas, tal y como publicó ayer CincoDías. Para afrontar este proceso la compañía realiza una dotación de 1.600 millones y calcula un ahorro de 220 millones a partir de 2021. También prevé un afecto positivo en generación de caja desde el primer año.

Este plan laboral —que la compañía va a trasladar a los sindicatos mayoritarios en el marco de la negociación del convenio de empresa— incluye un plan de formación de la plantilla para afrontar las nuevas necesidades de la compañía (digitalización, robotización y automatización de procesos).

Además, el consejo —cuya convocatoria adelantó dos semanas el consejero delegado, Jose María Álvarez Pallete— ha analizado fórmulas para mejorar la cotización de la compañía. Ha decidido acelerar «los planes de monetización de sus torres» y aumentar sus sinergias. En concreto, analiza desprenderse de una parte de sus torres en los próximos 12 meses, entre las que baraja su incorporación a Telxius.

Fuente: Cinco Días