La compañía de transporte ferroviario Talgo aprobará en la junta de accionistas, convocada para el próximo 21 de mayo, reducir su capital social mediante la amortización de acciones de autocartera representativas de un máximo del 9,5% de su capital social, según informó la compañía en un hecho relevante remitido a la CNMV.

En concreto, amortizará un paquete de hasta 12,97 millones de títulos propios,  de 0,301 euros de valor nominal cada una, que la compañía tomará en el marco del plan de recompra de acciones que tiene en marcha desde el pasado mes de noviembre y que concluye en mayo. 

Por otro lado, la empresa también propondrá a su junta la reelección de sus consejeros (Carlos María de Palacio y Oriol como consejero ejecutivo; José María Oriol Fabra como consejero ejecutivo; Francisco Javier Bañón Treviño como consejero externo dominical; Emilio Novela Berlín como consejero externo independiente; John Charles Pope como consejero externo independiente; Ramón Hermosilla Gimeno como consejero externo; Nueva Compañía de Inversiones, S.A. como consejero externo dominical; Albertus Meerstadt como consejero externo independiente; la sociedad Pegaso Transportation International como consejero externo dominical; y Antonio Oporto del Olmo como consejero externo independiente).

Además, Talgo someterá a aprobación de sus socios un plan de incentivos a largo plazo (2019-2021) para los consejeros y los directivos de la compañía que, según asegura, ha sido diseñado por la consultora Mercer. El programa está basado en el cumplimiento por parte de la firma de objetivos estratégicos y de un determinado nivel de revalorización de la acción, y será liquidado en acciones o en metálico cuando dentro de tres años concluya el plan.

La empresa se presentará ante sus accionistas tras sumar a su cartera nuevos pedidos de suministro y mantenimiento en los últimos meses, como el conseguido en Egipto para fabricar seis trenes de larga distancia para la ruta que une las ciudades de Alejandría con El Cairo y Asuán, por 158 millones de euros, y el logrado en Alemania para suministrar 23 trenes de Velocidad Alta a la Deutsche Bahn por 550 millones de euros.

Fuente: Cinco Días