YECLA (MURCIA), 25 Abr. (EUROPA PRESS) –

La Policía Local de Yecla localizaba en el día de ayer un bar de la localidad que estaba ejerciendo de forma encubierta su actividad, prohibida durante el estado de alarma. El mencionado local, con la puerta de acceso semiabierta permitía la entrada de sus clientes para poder comer, beber, fumar, sin ningún tipo de limitación en cuanto a comportamiento y duración tanto del titular como de los cuatro clientes que fueron identificados y denunciados.

Además, se constató en la licencia de actividad del establecimiento que no podía disponer de la cocina que estaba funcionando con normalidad.

«La disposición de todos los elementos, comida, bebida, cafetería, clientela y demás bienes y servicios propios del bar permitía sacar la conclusión que no se trataba de un hecho puntual, sino que se venía realizando de forma periódica, extremo este al que hay que dar mayor credibilidad por cuanto las denuncias de los vecinos ya habían indicado que los hechos finalmente constatados se estaban produciendo desde días atrás», han explicado fuentes de la Policía Local de Yecla.

En este sentido, los agentes han recordado «la importancia que adquiere la colaboración ciudadana para poder erradicar y denunciar estos comportamientos insolidarios».

La Policía Local ha dictado orden de prohibición y suspensión de actividad. Desde estas fuentes policiales han explicado que se propondrá a la Delegación del Gobierno una infracción por un importe de 10.400 euros, por organización y participación en actividades en común, según establecen los criterios marcados por el Ministerio del Interior. Los clientes fueron propuestos para una posible sanción que puede ir desde 601 a 30.000 euros.

Fuente: Europa Press