La consultora tecnológica europea Sopra Steria ha desarrollado una versión simplificada de la receta electrónica, ya utilizada desde hace tiempo por la sanidad pública, para extenderla a la sanidad privada, con el fin de agilizar la gestión farmacéutica durante el estado de emergencia sanitaria por el Covid-19 y limitar el contacto entre médico y paciente.

Para su lanzamiento, la compañía ha colaborado con los consejos oficiales de farmacéuticos, médicos, dentistas y podólogos. El sistema, explican a CincoDías, permite consultar desde las farmacias las recetas prescritas por los profesionales de la sanidad privada. “La solución facilita que las prescripciones se hagan de forma remota para que los pacientes no se desplacen a la consulta médica y la renovación de la medicación en el caso de enfermos crónicos”, detalla el director general de Sopra Steria en España, Antonio Peñalver, que asegura han hecho el desarrollo “en un tiempo récord”.

La nueva receta electrónica permite conectar las farmacias españolas con múltiples sistemas médicos de almacenamiento de prescripciones. Es decir, será una vía para atender la necesidad de intermediación entre las más de 22.000 farmacias españolas con múltiples organizaciones, entidades, hospitales y consultas privadas de toda España.

Peñalver explica que el despliegue de esta e-receta privada se ha visto acelerado ante la actual crisis sanitaria. Por ello, cuenta, se ha simplificado el proceso de integración y pruebas, y se han definido los mecanismos y especificaciones técnicas mínimas. “Igualmente, a fin de asegurar un despliegue rápido a todas las farmacias españolas, se ha decidido utilizar una interfaz de aplicación web”, añade. Podrán adherirse a la solución cualquier sistema privado de prescripción médica, así como todas las farmacias del país.

Los impulsores del proyecto aseguran que esta receta electrónica implicará, a medio y largo plazo, una reducción de costes, una mayor eficiencia de los procesos manuales y basados en papel y, sobre todo, permitirá analizar y conocer la evolución y cambios estadísticos en el mundo de la prescripción privada, lo que permitirá hacer estudios epidemiológicos.

La nueva receta electrónica privada utiliza un sistema de transición al paciente de DataMatrix, similar a los códigos QR, que representan cada receta. “La ventaja principal de este modelo”, continúa el director general de Sopra Steria, “es la sencillez de lectura mediante escáneres en las farmacias”:

Fuente: Cinco Días