MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) –

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, ha defendido la decisión del Ministerio, recogida en Estrategia de vacunación frente a la COVID-19, de registrar en la base de datos a las personas que se nieguen a ponérsela con el fin de conocer las posibles razones de reticencia en diferentes grupos de población.

«Registrar el rechazo a la vacunación puede ser de interés sobre todo para ayudarnos a analizar las causas que pueden provocar el rechazo en determinados grupos de población y poder insistir en las campañas informativas y de divulgación que sean necesarias para explicar el beneficio de las vacunas», ha explicado Calzón en rueda de prensa, acompañada por la directora general de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas, para valorar la aprobación de la vacuna de Pfizer y BioNTech en Europa.

En este sentido, la secretaria de Estado ha insistido en recordar a las personas que se niegan a vacunarse las bondades de la vacunación. «Es importante recordar dos aspectos: Uno, ninguno somos inmunes. Dos, el concepto de vacunación es un gesto solidario». Por ello, ha instado a los ciudadanos pensar en su papel como eslabón dentro de una cadena de contagio. «Debemos detener la transmisión», ha reclamado.

El número de españoles dispuestos a vacunarse inmediatamente de COVID-19 ha aumentado a 40,5 por ciento, según los resultados del Barómetro de diciembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), frente al 32,5 por ciento que mostraba su disposición a recibir la vacuna en cuanto fuera aprobada en la encuesta de noviembre.

Según las cifras del CIS, publicadas este lunes, un 28 por ciento de la población española, sin embargo, se niega en rotundo a inmunizarse por el momento. Un 16,2 por ciento, en cambio, sí se muestra a favor pero solo en el caso de que tenga «garantías», esté «probada» y sea «fiable».

Fuente: Europa Press