LOGROÑO, 21 Ago. (EUROPA PRESS) –

   La Policía Nacional sancionó ayer a seis personas, de un grupo de 14, que viajaban en un autobús desde Vitoria, y al hacer parada en Logroño, hicieron caso omiso a la normativa sanitaria por el COVID, al no portar mascarilla o fumar sin la distancia de seguridad, entre otros incumplimientos.

   Los agentes pertenecientes a la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de esta Jefatura Superior de Policía de La Rioja, se encontraban haciendo labores preventivas, cuando interceptaron a un grupo de personas haciendo caso omiso a la adopción de las medidas sanitarias

   adoptadas y formando jaleo en la estación de autobuses logroñesa por lo que fueron sancionados seis personas de un grupo de catorce personas.

   El grupo de personas, todos ellos pertenecientes a una misma empresa, se habían desplazado en el día de ayer en autobús desde Vitoria a nuestra localidad, y cuando se apearon del autobús y se encontraban en la estación de autobuses, seis de las catorce personas fueron sancionados, dos de ellos por no portar mascarilla, cuatro de ellos fueron sancionadas por encontrarse fumando sin mantener la distancia de seguridad exigida, tres personas sancionadas por desobediencia y resistencia a los agentes en el ejercicio de sus funciones y cuatro sanciones por la falta de respeto y consideración a los agentes.

   La actuación se enmarca en los dispositivos operativos particulares

   establecidos para velar por el cumplimiento de las medidas sanitaria

   establecidas en la actualidad.

«REFUERZO INTENSIVO» EN EL FIN DE SEMANA

   La evolución de los contagios de coronavirus en la ciudad de Logroño, ante el crecimiento de los contagios de Covid-19, hace que la Policía Nacional en colaboración con Policía Local de Logroño, establezcan un refuerzo en los controles para evitar contagios, preocupando especialmente las aglomeraciones que se dan los fines de semana en las zonas de ocio nocturno, las quedadas masivas, botellones y fiestas ilegales, un caldo de cultivo propicio para desencadenar en un fin de semana un brote serio de Covid-19, por lo que desde la Jefatura Superior de Policía de La Rioja se ha establecido un «dispositivo especifico» con el objetivo de evitar los contagios en zonas donde se generan aglomeraciones de jóvenes, que habitualmente conllevan una relajación o ausencia del cumplimiento de las medidas de seguridad y de distanciamiento social, por lo que durante todo el

   fin de semana agentes de Policía Nacional realizaran controles en diferentes puntos de nuestra ciudad .

   En este sentido una de las intervenciones en la madrugada del sábado

   pasado en un bar del barrio de San José de Logroño, concretamente en la

   calle Padre Marín, en la que dos personas fueron detenidas por un delito de atentado contra la autoridad y cinco policías fueron lesionados.

   Los hechos ocurrieron sobre las 01,45 horas cuando los agentes,

   pertenecientes a la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana fueron

   requeridos por una viandante que informaba que había visto abierto y con

   gran cantidad de personas un local de la calle Padre Marín, esquina con la calle San José, incumpliendo la normativa antiCovid.

   Desplazados hasta el lugar, los agentes comprobaron que en el interior se encontraban aproximadamente 40 personas mayores de edad y tres menores y un bebe, los cuales se encontraban sin respetar la distancia de seguridad y ninguna de las personas portaba mascarilla, por lo que se procedió a identificar, al tiempo que se propuso para sanción al responsable del local, que fue invitado a cerrar en ese momento el establecimiento.

   En el momento de la identificación dos de los varones se abalanzaron hacia los agentes, teniendo que ser reducidos ambos, siendo detenidos por un Delito de Atentado a Agente de la Autoridad, resultando cinco funcionarios lesionados fruto de la intervención.

   Los detenidos, dos varones de 25 y 44 años de edad respectivamente, les consta a ambos antecedentes policiales, al primero dos antecedentes por otros hechos delictivos y al segundo de los detenidos, ocho antecedentes, uno de ellos por Delito de Resistencia y Desobediencia.

   La Policía Nacional durante todo el periodo vacacional ha puesto en marcha durante los fines de semana diferentes dispositivos especiales de control de las concentraciones de jóvenes en el uso de la mascarilla y control de las medidas adoptadas respecto a los locales de ocio, con el objetivo de contribuir al cumplimiento de las medidas establecidas por las autoridades sanitarias para evitar la propagación de la COVID-19.

   Desde la Jefatura Superior han recordado que es fundamental la colaboración de la ciudadanía para controlar el virus, respetando la normativa establecida y manteniendo un comportamiento cívico y responsable que permita conciliar derecho al descanso y al ocio, sin que ello ponga el riesgo la seguridad y bienestar de ninguna persona.

Fuente: Europa Press