Ambos presidentes ponen por escrito el europeísmo decidido de sus gobiernos en la declaración conjunta

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) –

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente francés, Emmanuel Macron, han escenificado este lunes en Montauban su sintonía tanto en lo personal como en muchos asuntos de índole bilateral y europea, pero ambos siguen sin coincidir en cuanto al llamado ‘pasaporte’ de vacunación.

El Gobierno español ve en la propuesta en este sentido que se espera que haga este miércoles la Comisión Europea un paso clave para recuperar la movilidad con seguridad de cara al verano y para la recuperación del turismo, pero el Ejecutivo francés ha venido expresando dudas y Macron no ha hecho más que confirmarlo en la rueda de prensa conjunta al término de la cumbre bilateral celebrada en Montauban, al destacar que aún hay muchas cuestiones que aclarar.

«No me gusta hablar de pasaporte porque estamos en el espacio Schengen y la movilidad entre distintos países está reglada», ha aseverado Sánchez, apostando mejor por hablar de certificado y por poder «facilitar la movilidad lo antes posible», algo que para sectores como el turístico «es fundamental».

«Todos los gobiernos de la UE estamos muy interesados en que se pueda desarrollar este proyecto cuanto antes», ha añadido el presidente del Gobierno, si bien Macron no se ha mostrado tan rotundo. Así, el presidente galo ha coincidido en que es mejor no hablar de pasaporte y en la necesidad de una «coordinación europea».

En lo que se refiere al turismo, ha reconocido que se planteará la cuestión de permitir nuevamente desplazarse a los ciudadanos y para ello habrá que tener en cuenta la situación epidemiológica «región por región» y el establecimiento de una serie de reglas. Pero a esto se suma, ha añadido Macron, la cuestión de la apertura a ciudadanos de terceros países.

En todo esto, ha insistido, hay consideraciones sanitarias que hay que tener en cuenta porque «no somos nosotros», ha señalado señalando a Sánchez y a sí mismo, «quienes tenemos que decidir políticamente cuánto tiempo dura la inmunidad cuando se ha contraído el virus ni la inmunidad por la vacuna». «Son cuestiones que solo los científicos pueden resolver», ha añadido.

Además, teniendo en cuenta a otros países de fuera de la UE, «¿vamos a reconocer todas las vacunas?», ha planteado, para responder «quizá no». Así pues, hay toda una serie de «cuestiones sanitarias, éticas y jurídicas que hay que resolver y por eso hace falta una coordinación», ha señalado, incidiendo en que los Veintisiete se han dado de plazo hasta mayo para organizar esa eventual reapertura, que debe ser coordinada y europea.

ESPÍRITU EUROPEÍSTA

Por otra parte, Macron ha puesto en valor la coincidencia con Sánchez en otros temas europeos, como la apuesta por una «recuperación al servicio de nuestros conciudadanos», por una «Europa más fuerte» y por una mayor cooperación dentro de la misma para dar respuesta a cuestiones como la crisis económica provocada por la pandemia.

Sánchez ha coincidido en su sintonía en lo relativo a la gestión de la pandemia y a cómo tiene que ser la recuperación, y también ha subrayado la apuesta por ambos países por «una Europa más integrada y social».

El europeísmo convencido de ambos presidentes ha quedado plasmado en la declaración conjunta resultante de la XXVI cumbre bilateral. En ella, subrayan que la amistad y cooperación de España y Francia «toman su sentido en, para y por Europa».

«Es a través de nuestra participación activa en una UE fuerte que podremos responder a las inquietudes de nuestros ciudadanos, defender nuestros valores y nuestros intereses y conservar la autonomía estratégica de nuestras decisiones económicas e industriales», resaltan ambos gobiernos.

Asimismo, expresan su deseo de contribuir «activamente» a la Conferencia sobre el Futuro de Europa que echó a andar la semana pasada. «Este tiempo de reflexión democrática es indispensable, con el fin de permitir a la UE responder a los desafíos del siglo XXI, actuar para alcanzar un verdadero proyecto de ciudadanía europea y reforzar el sentimiento de pertenencia común», reivindican.

Fuente: Europa Press