Archivo - El presidente ruso, Vladimir Putin, junto a una maqueta de un portaaeronaves ruso

Archivo – El presidente ruso, Vladimir Putin, junto a una maqueta de un portaaeronaves ruso – Alexei Druzhinin/Kremlin/dpa – Archivo

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Defensa ruso ha anunciado la suspensión del acuerdo para la exportación de cereales ucranianos a través de los puertos del mar Negro en represalia por el «ataque terrorista» de este sábado contra barcos de la Flota del Mar Negro con base en el puerto de Sebastopol.

«Rusia suspende su participación en la aplicación de los acuerdos para la exportación de productos agrícolas desde los puertos ucranianos», ha informado el Ministerio de Defensa, según recoge la agencia de noticias rusa Interfax.

Esta decisión se ha tomado «teniendo en cuenta el atentado terrorista perpetrado el 29 de octubre de este año por el régimen de Kiev con la participación de especialistas británicos contra buques de la Flota del Mar Negro y embarcaciones civiles implicadas en garantizar la seguridad del corredor de cereales».

El ataque comenzó a las 4.20 horas de Sebastopol y en él participaron «nueve vehículos aéreos no tripulados, así como con siete drones marinos autónomos». «Todos los blancos aéreos fueron eliminados», ha destacado Moscú, que subraya que «los preparativos para el ataque fueron dirigidos por especialistas británicos», según medios afines al Kremlin.

«La preparación de este atentado terrorista y la capacitación de los militares del 73º Centro Especial ucraniano de operaciones marítimas fue realizado por especialistas británicos que se encuentran en la ciudad de Ochákov, en la provincia ucraniana de Nikolaev», según Moscú, que asegura que estos especialistas estarían implicados en los ataques contra los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2.

El portavoz militar ruso, el general Igor Konashenkov, ha confirmado daños menores en el dragaminas ‘Ivan Golubets’ y en la barrera de contención de la bahía de Yuzhnaya. «Se ha repelido el ataque terrorista contra el exterior de Sebastopol. Cuatro vehículos marinos no tripulados han sido destruidos con armamento naval y aviación nabal de la Flota del Mar Negro. Tres vehículos más han sido destruidos en el interior del puerto», según su balance.

Rusia ha denunciado a través de la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Zajarova, que Londres estaba directamente implicado. «Rusia tiene intención de llamar la atención a la comunidad mundial, incluido el Consejo de Seguridad de la ONU, sobre una serie de ataques terroristas contra la Federación Rusa en el mar Negro y el mar Báltico y en los que está implicado Reino Unido», ha reseñado Zajarova.

Medios rusos hablan ya «del ataque con drones de mayor envergadura realizado por las Fuerzas Armadas de Ucrania desde el inicio de la operación militar especial», nombre con el que Rusia designa a la invasión de Ucrania iniciada el 24 de febrero.

El gobernador de Sebastopol, Mijail Razvozhaev, ha destacado que las fuerzas rusas han repelido el ataque, cuyo objetivo serían las instalaciones militares de este estratégico puerto.

EL ACUERDO HA SALVADO A 100 MILLONES DE LA POBREZA

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, recordaba el viernes el apoyo «inquebrantable» de su organización al acuerdo indirecto alcanzado en julio entre Rusia y Ucrania para permitir la exportación de grano de los puertos del mar Negro, un pacto que ha salvado a 100 millones de personas de caer en la extrema pobreza.

El acuerdo, acompañado de un permiso para la exportación de fertilizantes rusos, tenía como objetivo evitar «una crisis global alimentaria» que Naciones Unidas está haciendo lo imposible por evitar.

«Sin la comida y los fertilizantes no llegan ahora mismo, nos espera un efecto dramático en la producción y los costes alimentarios. Ahora mismo es una crisis sobre el precio. Podría convertirse en una crisis de disponibilidad», ha avisado el secretario general.

En virtud del acuerdo, una coalición de personal turco, ucraniano y de la ONU supervisa la carga de granos en los buques en los puertos ucranianos de Odesa, Chernomosk y Pivdenyi, antes de navegar por una ruta planificada previamente a través del Mar Negro.

Los barcos cruzan el Mar Negro hacia el estrecho del Bósforo, en Turquía, donde se ha establecido un centro de coordinación conjunto en Estambul, que incluye representantes de la ONU, Ucrania, Rusia y Turquía para garantizar que los barcos que entren en Ucrania no lleven armas o material de combate.

El acuerdo ha facilitado ya la salida de nueve millones de toneladas de grano y ha contribuido a rebajar significativamente el precio del trigo, ha explicado Guterres, que esperaba la renovación del pacto el 19 de noviembre «si ninguna parte objeta».

«Pedimos a todas las partes que hagan todos los esfuerzos posibles para prorrogar el acuerdo y aplicarlo en todos sus aspectos», declaró Guterres antes de conocer el anuncio de Moscú.

Fuente: Europa Press