Acusa a Batet y al PSOE de robarle el escaño y cree que si el diputado afectado fuera socialista seguiría en su puesto

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El exdiputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez ha subrayado que regresaría al Congreso de los Diputados si prosperan sus recursos durante esta legislatura contra la sentencia del Tribunal Supremo y que motivó que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, le retirara su acta.

También ha admitido que tiene la sensación de que Unidas Podemos podría haber hecho mucho más para impedir que se le «robara» el escaño a 64.000 votos de los canarios en los últimos comicios, e incluso ha deslizado que se habrían implicado más si el afectado hubiera tenido otro apellido.

«En el aire lo dejo», ha apuntado en declaraciones a ‘La Sexta, recogidas por Europa Press, para acusar también a Batet y al PSOE de haberle hurtado el acta. Es más, está convencido de que si el mismo fallo del Supremo se le hubiera aplicado a un parlamentario socialista, o incluso de otra formación, conservaría su escaño. «No tengo ninguna prueba pero tampoco duda», ha lanzado.

En cuanto al apoyo que ha recibido por parte de Unidas Podemos, Rodríguez ha confesado que sí recibió una llamada por parte de la vicepresidenta segundo pero que no fue así en el caso de los ministros Alberto Garzón e Irene Montero.

«Todo en la vida no son tuits, es más difícil hacer otras cosas como descolgar el teléfono», ha reprochado el también exsecretario de Organización de la formación morada.

Por otro lado, ha apuntado que si los tribunales (el Constitucional o el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo) resuelven anular la sentencia que le condenó a 45 días de prisión e inhabilitación al sufragio pasivo, estaría «obligado a volver» a la Cámara Baja para ilustrar a la sociedad que tenía razón y que esa «batalla la ha ganado.

Al hilo, Rodríguez ha considerado que la decisión de quitarle su condición de diputado fue una «cacicada tremenda» porque, a su juicio, la sentencia «no pone eso. Y es que ha dicho que mencionar expresamente la retirada del escaño en la resolución del alto tribunal hubiera sido una «barbaridad jurídica» y algo contrario a derecho.

LE DIJO A BATET QUE HACÍA EL «TRABAJO SUCIO»

Respecto al momento en que se le informó que iba a dejar el Congreso, ha relatado que fue la presidenta de la cámara quien le llamó primero para comunicarle que le iba a despojar del acta en función de lo visto en la sentencia, algo que le causaba «dolor» porque la relación durante los años que estuvo en el Congreso fue buena, pero es «lo que tiene que hacer».

Al respecto, el exmiembro de Podemos replicó a la tercera autoridad del Estado que la sentencia no ponía eso y que ella le «hacia el trabajo sucio», porque ha aseverado que se le aplicó una sentencia «diferente» y que ha padecido interpretaciones políticas a posteriori del fallo, algo que es «muy grave».

Tras incidir en que la sentencia es injusta y que irá «hasta el final» en las acciones para revocar el fallo, Rodríguez ha insistido que todo el proceso ilustra que se intenta «criminalizar la protesta» al atribuirle que dio una patada a un agente.

«BUEN CHANCHULLO» PARA CONDENARLE

Asimismo, ha asegurado que en la vista en el alto tribunal fue la primera vez que vio al agente que le acusó de agresión durante una protesta hace más de siete años, lo cual es «muy loco», y pensó tras la declaración del jefe del dispositivo policial que dijo no haberle visto en esa protesta, que el tribunal tendría que hacer un «buen chanchullo» para condenarle.

De su paso por Podemos, Rodríguez ha dicho que los conflictos internos que derivaron en salida de algunos cofundadores del partido fue «triste» y «feo».

Sobre el futuro de la política y del proyecto de frente amplio en el seno de la izquierda, el exparlamentario ha mostrado su deseo de que surgiera en el archipiélago una «fuerza de obediencia canaria», para que las decisiones en política que afectan a esa comunidad autónoma se tomen en las islas.

Fuente: Europa Press