La nueva cepa se ha detectado en Sudáfrica, donde se ha propagado rápidamente

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) –

Reino Unido e Israel han anunciado este jueves restricciones de viajes desde varios países del sur de África debido a la detección en Sudáfrica de una nueva variante de la COVID-19 altamente mutable y que se ha propagado rápidamente en el país.

El Gobierno de Reino Unido ha emitido un comunicado en el que ha informado que desde este viernes se suspenden los vuelos procedentes de Sudáfrica, Namibia, Lesoto, Botsuana, Eswutini y Zimbabue, naciones que se añaden así a la lista roja que indica el riesgo de coronavirus.

A partir de la madrugada del domingo se retirará la suspensión al poner en un funcionamiento un sistema de cuarentena para los viajeros procedentes de estos países en establecimientos hoteleros durante diez días.

De este modo, los ciudadanos británicos que lleguen de estos territorios entre el mediodía de este viernes y las 4.00 horas (hora local) del domingo tendrán que hacer una cuarentena en casa por diez días, así como pruebas PCR el segundo y octavo día desde su llegada. También tendrán que cumplir esta norma los nacionales que regresen tras haber pisado los países mencionados en algún momento de los últimos diez días.

Londres ha adoptado estas restricciones tras haber declarado la variante, B.1.1.529, Variante bajo investigación (VuI) por la Agencia de Seguridad Sanitaria del país al considerar que «incluye una gran cantidad de mutaciones (…) potencialmente significativas desde el punto de vista biológico que pueden cambiar el comportamiento del virus en relación con las vacunas, los tratamientos y la transmisibilidad.

«Se requiere más investigación», ha aseverado el Gobierno, que no ha registrado casos de esta cepa en el país por el momento, ha informado en un comunicado.

Por su parte, el Gobierno de Israel ha incluido a Sudáfrica, Lesoto, Botsuana, Zimbabue, Mozambique, Namibia y Esuatini en la lista de países a cuyos viajeros se prohíbe la entrada, ha apuntado la oficina del primer ministro, Naftali Bennett, tras una reunión especial.

Los extranjeros de estos países ya no pueden viajar a Israel desde esas zonas, y los israelíes que regresen de allí deben permanecer en cuarentena hasta 14 días en un hotel para enfermos de coronavirus. Al cabo de una semana pueden salir si dan negativo en una prueba de PCR, mientras, en caso de negarse, tendrán que permanecer dos semanas en cuarentena en el alojamiento.

Fuente: Europa Press