El grupo Red Eléctrica (REE) continúa avanzando en su proceso de reestructuración. A finales de marzo anunció un cambio organizativo que le llevó a crear dos nuevas direcciones: la ligada a Telecomunicaciones e Internacional y a Tecnología. Precisamente de esta última cuelga el último proyecto de la compañía, aprobado esta mañana en el Consejo de Administración de la compañía, que consiste en la creación de una empresa de base tecnológica, con tres claros objetivos: contribuir con el desarrollo tecnológico a la transición energética y a la transmisión de la información, generar nuevas oportunidades de negocio derivadas de soluciones tecnológicas disruptivas y atraer talento e ideas.

La hoja de ruta de esta compañía, que se integrará dentro de la estructura de REE y se nutrirá de personal de la propia firma, prevé una inversión de 100 millones de euros en los próximos cinco años, de los que 19 millones ya se ejecutarán este año. “La inversión estará centrada en proyectos de innovación e inversión en startups y venture capital”, recalca Silvia Bruno, directora de Tecnología de REE. Adicionalmente, la compañía está valorando una inversión adicional para ese mismo período de 50 millones en desarrollos tecnológicos. “Vamos a generar herramientas que nos ayuden a materializar oportunidades en cualquier fase del proyecto, ya sean ideas, prototipos o startups, no solo ofreciendo apoyo económico y soporte logístico, sino también poniendo a disposición de las iniciativas sus infraestructuras y la gran experiencia y el conocimiento de sus profesionales”, precisa.

MÁS INFORMACIÓN

La directora de Tecnología recalca que otra de las ventajas de la compañía será la creación de estructuras adhoc para la realización de proyectos. “Si el proyecto está relacionado con drones, por ejemplo, se dedicarán recursos específicos de los departamentos de inspección o de tecnologías hasta que se finalice el mismo”. De esta manera, REE pretende contribuir, a través de las grandes tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial, el internet de las cosas, la virtualización, la robotización o el 5G, a facilitar el emprediiento y la innovación en áreas como la integración de renovables, la eficiencia energética, el almacenamiento o las smart cities.

Fuente: Cinco Días