Los sondeos preelectorales han vuelto a errar. Las encuestas hechas públicas a lo largo del mes de abril presentaban un panorama más o menos unificado, pese a las diferencias existentes. Todas daban al PSOE como ganador, siempre por encima de los 115 escaños, y pronosticaban una debacle del PP, cuyas estimaciones rondaban entre 75 y 100 escaños, lejos de los 66 obtenidos finalmente. Donde sí acertaron fue con Unidas Podemos, a los que ninguna encuesta daba más de 40 escaños. Las dos grandes incógnitas estaban en Ciudadanos, ante la dificultad de determinar cuántos votos podían arañar entre indecisos, PSOE y PP, con una media de 50 diputados, y en Vox, donde las expectativas, muy positivas, iban muy por encima de las encuestas, en torno a 34 escaños.

Los primeros resultados escrutados mostraron como las encuestas habían vuelto a fallar. De hecho, las telefónicas realizadas por las empresas demoscópicas desde primera hora de la tarde, antes de que se cerraran los colegios electorales, no vaticinaban los resultados que devolvían las urnas. En la izquierda, el PSOE se quedaba en 110 escaños y Unidas Podemos ascendía hasta los 50, mientras que en la derecha el PP se mantenía en los 70 escaños, Ciudadanos en los 50 y quién ascendía era VOX, que llegaba a ponerse prácticamente al mismo nivel de la formación de Albert Rivera.

El resultado final fue bien distinto. Pero, ¿quién se ha equivocado y quién ha acertado más a la hora de estimar el voto si se comparan las encuestas y los resultados? Con el escrutinio ya a punto de concluir, la que más se ha acercado a los resultados finales es Metroscopia. En ella se le daba una horquilla de votos al PSOE entre 115 y 128 escaños, mientras que a Unidas Podemos se le asignaban entre 32 y 37 escaños. En el bloque de la derecha, la encuesta de la empresa dirigida por José Juan Toharia no se ha aproximado tanto a los resultados, especialmente en el caso de Ciudadanos (44 a 53 escaños) y no tanto en el del PP (entre 76 y 78) y de Vox (30 a 36)

El CIS es el único que adivinó en las encuestas la debacle del PP

También se han quedado cerca CIS y Sigma Dos. El Centro de Investigaciones Sociológicas daba en abril un importante apoyo al PSOE (entre 123 y 139) y vaticinaba una horquilla de votos a Unidas Podemos entre 33 y 41 escaños, con lo que la posibilidad de alianza de izquierdas parecía una opción más que posible. De hecho, es la única empresa que adivinó la debacle del PP hasta los 66 escaños. Pero se quedó lejos en las estimaciones sobre Vox y Ciudadanos. Por su parte, Sigma Dos daba una horquilla de 122 a 133 escaños para el PSOE, de 74 a 86 para el PP, de 48 a 56 para Ciudadanos, de 20 a 32 para Podemos y de 20 a 36 para Vox.

La que más se ha alejado de los resultados finales ha sido NC Report, especialmente por el importante número de apoyos que daba a PP (entre 100 y 101 escaños), muy lejos de los 66 obtenidos por la formación de Pablo Casado, y por los escasos 14 escaños que concedía a Vox, muy por debajo de los resultados (24 escaños). Al PSOE le daba un máximo de 118 escaños, el pronóstico más conservador de todos. También GAD 3 ha quedado lejos. La empresa dirigida por Narciso Michavila era la que daba más apoyo al PSOE, con una horquilla entre 134 y 139 escaños (lejos de los 123 finales), y vaticinaba dificultades para una alianza de izquierdas, ya que otorgaba solo 27 escaños a Podemos, por debajo de los 35 obtenidos. En el bloque de derechas sobreponderó el apoyo a PP, con hasta 86 escaños, a Vox, hasta 32, e infravaloró los sufragios a Ciudadanos, con un techo de 44 escaños.

Fe de errores

32

Fuente: Cinco Días