LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) –

El Servicio Canario de Salud, a propuesta del Cuerpo General de la Policía Canaria (CGPC), ha abierto un expediente sancionador, con una multa de 6.000 euros, a los propietarios de una embarcación de recreo en Gran Canaria por infracciones graves al incumplir las medidas sanitarias frente al coronavirus establecidas por el Gobierno regional, tales como no guardar la distancia interpersonal de seguridad y no usar mascarillas.

En concreto, los hechos se produjeron el 16 de agosto en una embarcación en la que había una fiesta y que tenía su punto de salida en Puerto Rico, en el municipio de Mogán, pudiendo comprobar los agentes que en la misma «se vulneraron de manera palpable, tanto por los asistentes como por la organización, las medidas de seguridad para evitar posibles contagios» de coronavirus, según informó el Ejecutivo autonómico en nota de prensa.

Además, previamente a la fiesta, la compañía a la que se le propone la sanción también divulgó en un impreso publicitario de la fiesta el cumplimiento de la normas de seguridad, pudiendo constatar posteriormente, tras la investigación realizada por agentes de la Policía Canaria, que las normas «no solo no se cumplieron sino que hubo cierta permisividad por parte de la empresa en que las medidas no se cumplieran».

Asimismo, debido a que para los días 23 y 29 de agosto la empresa de recreo tenía previsto otros dos festejos con consumo de bebidas alcohólicas, en el expediente se ha propuesto que se suspenda de manera cautelar estos dos eventos después de que la Policía Canaria considere que existe un «alto riesgo» de que se vuelvan a vulnerar las medidas de seguridad, con el «consiguiente peligro de contagio entre los asistentes al mismo y su posterior propagación entre la población».

En cuanto a los hechos del 16 de agosto, han sido calificados de «graves» tanto por realizar omisiones como por el incumplimiento de normas que pueden producir un «daño grave para la salud de la población».

Toda vez cuando el Gobierno de Canarias ha establecido que las embarcaciones de recreo, ocio y esparcimiento con actividad económica podrán abrir al público exclusivamente los espacios al aire libre para consumo sentado con un aforo máximo permitido del 75 por ciento, así como que los asistentes tienen que usar obligatoriamente las mascarillas y guardar la distancia interpersonal de seguridad, además de estar prohibida las reuniones de grupos de más de 10 personas.

El Cuerpo General de la Policía Canaria recuerda a los ciudadanos la necesidad de mantener las pautas de seguridad y prevención frente a la Covid-19, que fueron actualizadas el pasado 21 de agosto, entre ellas, el uso obligatorio de la mascarilla en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público, o que se encuentre abierto al público, con independencia del mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal de, al menos, 1,5 metros.

También se prohíbe fumar en la vía pública y en los espacios al aire libre, siempre que no resulte posible garantizar el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal de dos metros o, en la restauración, la ocupación máxima por mesa o agrupación de mesas en interior y en exterior de diez personas, entre otras medidas.

Finalmente, se incide en la necesidad de evitar permanecer en sitios cerrados, concurridos y en cercanías de otras personas y en el desarrollo de determinadas actividades se recuerda que el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública será sancionado conforme a lo dispuesto en la Ley 9/1998, de 22 de julio, sobre prevención, asistencia e inserción social en materia de drogodependencias.

Fuente: Europa Press