SEVILLA, 18 Mar. (EUROPA PRESS) –

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha señalado este viernes ante la posibilidad de negociar con los transportistas en paro que el Gobierno «nunca se niega a sentarse con nadie, pero no puede ser rehén del chantaje que puedan estar produciendo determinados colectivos».

Montero ha resaltado que a su juicio «no está siendo un paro, sino un boicot» que cree que «aprovecha» la ultraderecha y ha advertido que «quienes están impidiendo que los productos lleguen» a destino «le están haciendo el juego a Putin» que busca «la inestabilidad en el conjunto de los países europeos».

Preguntada por si cree que Vox «está detrás» de esta protesta, Montero ha indicado que desde el Ejecutivo creen «que la ultraderecha está utilizando, alentando, y animando este tipo de propuestas para provocar inestabilidad y hacerle el juego al tirano», en alusión a Putin.

Montero se ha expresado en estos términos en Sevilla, donde ha participado en un desayuno-coloquio bajo el título ‘2022: Políticas del Gobierno de España para la Ciudadanía’. Allí ha sido preguntada en varias ocasiones por periodistas sobre eventuales negociaciones del Gobierno con los transportistas en huelga indefinida desde el lunes, cuestión que ha evitado responder hasta que ha sido cuestionada sobre si había una negativa del Ejecutivo a sentarse con ellos.

«Es muy importante saber que el Gobierno nunca se niega a sentarse con nadie, pero no puede ser rehén del chantaje que puedan estar produciendo determinados colectivos», ha contestado. La ministra ha recalcado que «hay que mantener el sentido común, la interlocución con aquellos que realmente han querido tener una actitud de diálogo y de pacto y de acuerdo y no hacerle el juego a lo que quieren simple y llanamente hacer ruido, desmovilizar, provocar inestabilidad y desde mi punto de vista un acompañamiento envidiable a la estrategia de Putin».

En este sentido, Montero ha sostenido que «quienes están impidiendo que los productos lleguen le están haciendo el juego a Putin, que quiere que esta invasión de Ucrania pues realmente provoque inestabilidad en el conjunto de los países europeos».

«En cada momento actuaremos desde la responsabilidad y sabiendo que cada uno tenemos nuestra tarea, nuestra misión, en este caso el Gobierno de España, garantizar que aquellos transportistas que quieran desarrollar su trabajo lo puedan hacer en condiciones de seguridad», ha agregado.

Montero ha considerado que «no está siendo un paro, sino efectivamente un boicot donde la ultraderecha ha aprovechado que personas que no tiene vinculación con esta formación política» estaban «expresando su malestar» y «lo ha utilizado para impedir que los productos, que materias primas y bienes, puedan llegar a los puntos de distribución y abastecimiento».

«Es imprescindible que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado contribuyan a la normalidad en el desarrollo de las labores que cada persona quiera ejercer», ha subrayado la ministro, quien ha insistido en que «esto es una movilización minoritaria puesto que las grandes patronales del transporte han estado en dialogo con el Gobierno».

Fuente: Europa Press