La ministra Irene Montero en el VIII Congreso del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, en el Senado


La ministra Irene Montero en el VIII Congreso del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, en el Senado – Alejandro Martínez Vélez – Europa Press

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha insistido este jueves en el Senado en la necesidad de formar a los jueces para «una correcta aplicación de las leyes» y evitar «estereotipos y sesgos machistas que comprometan la imparcialidad».

Así lo ha hecho durante su intervención en la inauguración del VIII Congreso del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en donde ha citado literalmente las recomendaciones que el Comité para la Eliminación de la Discriminacón contra la Mujer de Naciones Unidas (CEDAW) realizó a España en un informe sobre esta materia.

Montero ha leído las recomendaciones que llaman a «garantizar» la «justiciabilidad, disponibiliad, accesibilidad, calidad y rendición de cuentas del sistema de justicia», además de «la reparación de víctimas».

Y en relación a la justiciabilidad, se ha referido a la recomendación que habla de «garantizar la formacion para velar por que los prfesionales de los sistemas de justicia manejen los casos de forma sensible al género para la corrcta aplicación de las leyes».

También ha citado el informe de la CEDAW en relación al acceso de las mujeres a la justicia y al hecho de que «los juzgados y los tribunales cumplan» con los ya nombrados principios de justiciabilidad, disponibiliad, accesibilidad, calidad, rendición de cuentas del sistema de justicia y reparación de víctimas.

EVITAR SESGOS MACHISTAS

Para la ministra «estas medidas son indispensables para garantizar el acceso de las mujeres a la Justicia» y, tras insistir en que está «citando literalmente» al organismo internacional, ha llamado a «evitar los estereotipos y sesgos machistas que comprometan la imparcialidad y la integridad del sistema de justicia que, a su vez, pueden dar lugar a la denegación de la justicia, incluida la revictimización de las denunciantes».

La ministra ha destacado que las normas que su departamento ha puesto en marcha en materia de violencia machista están «conformando un edificio jurídico» que sirve de «protección de derechos humanos de las mujeres y de los niños» víctimas de esta lacra. «Sin embargo, para hacer efectivo el acceso a este edificio es fundamental que caminemos juntos todos los poderes del Estado y también la sociedad civil y el conjunto de administraciones», ha declarado.

Y, en este sentido, Montero ha destacado «el importante rol» que, a su juicio, ejerce la Fiscalía «para lograr la aplicación efectiva» de estas nuevas normas.

En su intervención, la titular de Igualdad ha hecho un repaso de algunas de las medias que ha llevado a cabo a lo largo de la legislatura en materia de violencia machista, pero también ha reconocido que su equipo no es «autocomplaciente» y que quedan «largos caminos» hasta lograr acabar con esta situación.

En este sentido, se ha referido a los datos de la macroencuesta realizada por su departamento en la que, según ha explicado, se recoge que solo un 8% de las víctimas de violencia sexual denuncia lo que le ha sucedido y que en esta situación de «infradenuncia», los principales motivos son «la normalización» de estas conductas y «el miedo de las mujeres a nos ser creídas».

Fuente: Europa Press