MÁLAGA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) –

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha señalado que el Gobierno de España trata de hacer «un equilibrio» con la modificación del Reglamento de la Ley de Extranjería para que la mano de obra que necesita el país pueda venir del exterior «bajo las condiciones de un contrato de trabajo que esté ordenado» y que no afecte a las condiciones laborales.

Con ello, se pretende atender las necesidades del mercado laboral, que en este momento, «hay dificultades para poder abastecerla», ha reconocido Montero en una atención a medios previa a la reunión de este sábado en Málaga con el con el Clúster Marítimo Marino de Andalucía para abordar las potencialidades de la economía azul.

Desde allí, la ministra ha señalado que esa llegada de mano de obra extranjera debe ser «absolutamente compatible con la dignificación de las condiciones laborales»; lo que, a su juicio, «significa que este Gobierno es un gobierno comprometido con la calidad de vida de las personas».

Así, ha puesto en valor el impulso del Ejecutivo central a la reforma laboral, «que está permitiendo crear empleo de calidad», con más de 20 millones de afiliados y meses initerrumpidos de creación de empleo, ha detallado la ministra, quien ha justificado con esto que «el Gobierno siempre establecerá este equilibrio entre intentar que una mano de obra necesaria en nuestro país pueda venir de forma ordenada, pero sin que eso implique que las condiciones de los trabajadores se puedan ver afectadas».

MEDIDAS ANTE LA INFLACIÓN

Cuestionada sobre las actuaciones del Gobierno ante la escalada de precios, Montero ha querido recordar que el presidente Pedro Sánchez ya anunció que las medidas que se pusieron en marcha dentro del plan urgente por la crisis derivada de la guerra de Ucrania, se iban a mantener mientras sigan los indicadores económicos que derivan del conflicto.

Para la ministra, al invasión de Rusia a Ucrania es una guerra injusta y sin fundamento, «que ha puesto en cuestión el orden internacional que nos ha dado tanta paz en Europa», y ha defendido seguir interviniendo en materia económica.

Así, ha indicado que la situación «exige un endurecimiento de las sanciones económicas para disuadir a Rusia de esta invasión y eso tiene un coste en el conjunto de la economía internacional, que sería mucho más alto si no se interviniera», ha reconocido.

De ahí que el Gobierno haya decidido prorrogar el real decreto ley que mantenga la bonificación para los combustibles y la rebaja en la fiscalidad de la electricidad, «que son las dos medidas más costosas y que tienen un impacto muy importante», y la protección de las personas más vulnerables, ha detallado.

Fuente: Europa Press