MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) –

España finalizó este domingo su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio con un total de 17 medallas, tres oros, ocho platas y seis bronces, las mismas que hace cinco años en Río de Janeiro, pero que la dejaron en el puesto vigesimosegundo del medallero de la cita, algo peor que el de la última cita por la bajada en metales dorados.

La delegación española fue de menos a más en la capital japonesa, donde tras los primeros siete días de competición sólo llevaba tres preseas y de la que se marcha con unos números de nuevo cercanos a la veintena de medallas, una frontera que una vez más fue casi infranqueable, aunque las previsiones hacían invitar al optimismo de, al menos, alcanzarla.

Pero Barcelona’92 (22) y Atenas 2004 (20) se mantendrán como los dos únicos Juegos en los que el deporte nacional estuvo en esas cifras que deberán esperar ahora tres años, cuando se compita en París en 2024, para volver a intentar superarla.

España, mermada también con bajas sensibles como Rafa Nadal, Carolina Marín, Orlando Ortega y Jon Rahm y los problemas físicos que lastraron a otras bazas como Mireia Belmonte o Lydia Valentín, se quedó con 17 medallas, número idéntico que en Río de Janeiro, pero bajó sensiblemente su número de campeones olímpicos, lo que le hizo quedarse fuera del ‘Top 20’ en relación a Brasil y quedarse como undécimo país europeo.

Así, de los siete que se coronaron en la ciudad brasileña a los tres que lo hicieron en Tokio (Sandra Sánchez, Alberto Ginés y el dúo Fátima Gálvez-Alberto Fernández), aunque también se subieron las finales, con el doble en suelo asiático que en 2016 (4), y aumentaron los diplomas de 38 a 42, con especial mención al atletismo que sumó diez, ocho más que en 2016.

Y de los que cogieron medalla hace cinco años sólo pudieron volver a repetir Saúl Craviotto, Marcus Walz y Maialen Chourraut, tres de los que acudían como campeones y que bajaron un peldaño. El catalán y el balear fueron plata con el K4 500 y la guipuzcoana en el K1 de la modalidad de eslalon, dos éxitos que junto a la también plata de la histórica Teresa Portela volvieron a colocar al piragüismo como el deporte más exitoso a nivel nacional, ya con 19 medallas olímpicas, dos menos que la vela, que superó la veintena gracias a los bronces de Joan Cardona en Finn y de Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez en 470.

De todos modos, tampoco se puede olvidar la gran cantidad de cuartos puestos que impidieron que la cosecha pudiese ser aún mayor como en el atletismo donde los marchadores Marc Tur, Álvaro Martín y María Pérez estuvieron al borde del podio, con el primero perdiendo el bronce a escasos 200 metros de la meta, o el del saltador Eusebio Cáceres, que lo perdió por escasos centímetros en la longitud. Mireia Belmonte se quedó a 23 centésimas del bronce en los 400 estilos, y Diego López e Iago López y Támara Echegoyen y Paula Barceló también fueron cuartas en 49er y 49er FX, a un punto del podio.

Resultados que podrían haber cambiado la suerte del equipo español en Tokio como la de los boxeadores Enmanuel Reyes y Gabriel Escobar, a los que decisiones de los jueces les apartaron de las semifinales y de la medalla segura, o la patada faltando cinco segundos que privó del oro a Adriana Cerezo.

LOS EQUIPOS MEJORAN

A nivel de equipos, España acudía con nueve y ocho de ellos pasaron la fase de grupos y sólo las ‘Guerreras’ del balonmano se quedaron fuera de la ronda de cuartos. Ahí, sólo el fútbol, los ‘Hispanos’ y los dos equipos de waterpolo pudieron entrar en la lucha por las medallas, mejorando lo realizado en Río donde sólo los dos combinados de baloncesto estuvieron entre los cuatro mejores, lo que no pudieron repetir.

El masculino, en los últimos Juegos para los hermanos Gasol, pagó cara su derrota ante Eslovenia que le envió a un cruce con los Estados Unidos, mientras que el femenino se quedó a las puertas de las semifinales ante Francia. También las dos selecciones de hockey hierba cayeron eliminadas en el primer cruce, las ‘Red Sticks’ en unos fatales ‘shoot-out’ con Gran Bretaña.

El fútbol y el waterpolo femenino llegaron a la final, pero no pudieron con Brasil y Estados Unidos, respectivamente, alargando la maldición a nivel de equipos donde España no gana un oro desde Atlanta’96, mientras que el waterpolo masculino, después de un gran torneo, perdió sus dos últimos partidos ante Serbia y Hungría para quedarse sin metal.

Finalmente, quitando la medalla de oro en el Trap Mixto para Fátima Gálvez y Alberto Fernández, de las 16 restantes, seis fueron para mujeres (Sandra Sánchez, Teresa Portela, Maialen Chourraut, Adriana Cerezo, Ana Peleteiro y la selección de waterpolo) y diez para hombres (Alberto Ginés, Ray Zapata, Damián Quintero, David Valero, Pablo Carreño, Joan Cardona, Jordi Xammar-Nico Rodríguez, el K4 500 y las selecciones de fútbol y balonmano). Destacables también las medallas de Cerezo en taekwondo y escalada con 17 y 18 años, respectivamente.

Fuente: Europa Press