Un total de nueve personas fueron detenidas en el archipiélago

PALMA DE MALLORCA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) –

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en coordinación con las Policías Locales del archipiélago, levantaron este jueves 505 actas administrativas por desobediencia en Baleares por incumplimiento de las restricciones del decreto de estado de alarma para la gestión de la crisis del COVID-19.

Según ha informado la Delegación del Gobierno en Baleares, cerca de la mitad de las propuestas de sanción tuvieron lugar en Palma, donde se registraron 244 denuncias. Mientras, en otros municipios como Manacor se levantaron 19 actas, en Ibiza 38 y en Mahón cuatro.

La mayoría de las infracciones detectadas se corresponden a personas que permanecen en la vía pública sin motivo justificado y, además, no atienden a los requerimientos de los funcionarios policiales de regresar a sus respectivos domicilios.

En total, durante todo el periodo de estado de alarma, el archipiélago ha contabilizado más de 12.500 propuestas de sanción. La Delegación del Gobierno ha recordado que estas infracciones administrativas pueden llevar aparejadas multas de 600 a 30.000 euros.

INCREMENTO DE LOS CONTROLES EN LAS CARRETERAS

Por otro lado, los agentes han incrementado este viernes los controles en las principales vías y también en carreteras secundarias de Baleares para evitar desplazamientos innecesarios y traslados a segundas residencias, en especial durante el fin de semana.

Los puntos de vigilancia que se llevaron a cabo este jueves se saldaron con más de 10.100 personas identificadas y 8.300 vehículos verificados en el archipiélago, según las cifras de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Asimismo, los agentes detuvieron durante la jornada de ayer a nueve personas en el archipiélago, siete en Mallorca y dos en Ibiza, también por desobediencia e incumplimiento del decreto de estado de alarma.

La Delegación del Gobierno en Baleares ha agradecido la colaboración de la ciudadanía durante estos días, pero ha advertido de que «no podemos relajarnos en la lucha contra el coronavirus» y ha insistido en que «el confinamiento domiciliario es nuestra máxima protección frente a la pandemia».

Fuente: Europa Press