MELILLA, 23 Jul. (EUROPA PRESS) –

La presión migratoria sobre Melilla ha continuado este viernes, horas después de la mayor entrada de irregulares desde el año 2014, con intentos por tierra a través de la doble valla y por mar a nado por la zona costera.

Según ha informado a Europa Press un portavoz de la Delegación del Gobierno en Melilla, las fuerzas de seguridad de Marruecos han abortado la madrugada de este viernes un intento de entrada en Melilla por la doble valla por parte de unas 150 personas, por el mismo lugar que 20 horas antes habían accedido a suelo español 238 subsaharianos tras trepar la doble alambrada de seis metros de altura cada una.

La citada fuente ha detallado que la intentona comenzó sobre las 23,35 horas, momento en el que tienen conocimiento de «la aproximación de un grupo de unos 150 migrantes de origen subsaharianos al vallado, por lo que se reforzó la zona del Barrio Chino y se activó el helicóptero».

El portavoz gubernamental ha destacado que «fueron las propias fuerzas de seguridad marroquíes las que abortan el intento, no llegando los migrantes a la valla».

A NADO

Por otro lado, ha comunicado que dos migrantes origen magrebí han intentado acceder a nado a la ciudad española del norte de África por la costa de Aguadú, al norte de Melilla, donde concluye el perímetro fronterizo, bordeando a través del agua la alambrada que la separa de Marruecos.

El portavoz de la Delegación ha señalado que un dispositivo de la Guardia Civil interceptó a los dos varones y procedió a su «rechazo en frontera en aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana», también conocida como «devolución en caliente».

La citada fuente ha detallado que la repatriación se realizó por «un punto seguro» de Aguadú dado que primaron la integridad física de los dos migrantes, motivo por el que no fueron rechazados por el mismo lugar por donde accedieron, para su entrega a Marruecos.

Fuente: Europa Press