VALLADOLID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) –

El presidente de la Junta de Castilla y León, el ‘popular’ Alfonso Fernández Mañueco, ha reiterado este lunes, día en el que se debate la moción de censura contra el Gobierno conjunto de PP y Ciudadanos, que tiene plena confianza en sus compañeros de Ejecutivo y en «todos y cada uno» los procuradores de los dos grupos, populares –29– y naranjas –ahora 11–, ya que el viernes Cs perdió a una de sus doce integrantes, María Montero, que ha pasado al Grupo Mixto lo que en la práctica supone además que los partidos en el gobierno pierden su ajustada mayoría absoluta –pasan de 41 a 40 apoyos–.

Fernández Mañueco ha asegurado tanto a los procuradores de PP y de Ciudadanos como a los del resto de los grupos que se entrega cada día a su labor como presidente de la Junta de Castilla y León «con serenidad, con templanza y con paciencia» con el objetivo de dirigir la Comunidad con «el mayor acierto posible» y ha expresado su deseo de que este lunes no pase a la historia como «un día especial» sino que pase al olvido para que «entre tanto dolor y sufrimiento» el esfuerzo, la unidad y la generosidad prevalezcan al egoismo.

Así lo ha asegurado en su turno de réplica al candidato socialista a la moción de censura, Luis Tudanca, ha quien ha llamado a que vuelva a la senda del pacto que se inició precisamente al inicio de la legislatura cuando se firmó el Pacto por la Reconstrucción de Castilla y León firmado por la mayoría del arco parlamentario, salvo VOX y UPL.

Fernández Mañueco ha reivindicado su «serenidad» tras conocer la intención del PSOE de presentar una moción de censura en Castilla y León y, tras reconocer que tuvo la posibilidad de convocar unas elecciones que «nadie quería» en el actual momento de pandemia, ha explicado que no lo hizo porque para él lo más importante es su palabra.

«Para mí mi palabra es lo más importante. Es el único patriminio que puedo dejar a mis hijas. Pensé en las personas de Castilla y León, pensé en esta tierra», ha manifestado en concreto para recordar que nadie quería una moción de censura, «salvo algunos, usted –en referencia a Tudanca– y Sánchez», a quien ha culpado en todo momento de la estrategia seguida por los socialistas de Castilla y León.

«Le han aconsejado mal otros compañeros. Le han metido el dedo en el ojo», ha advertido Fernández Mañueco a Tudanca a quien ha reprochado que haya tenido que traicionar su palabra, «y lo que es peor, a Castilla y León», cuando defendió que no era el momento de presentar la moción de censura, por mandato de «los de arriba» como «mero engranaje de la maquinaria de Sánchez».

Fernández Mañueco ha lamentado que Tudanca no haya «digerido» aún el resultado de las urnas de hace casi dos años cuando los ciudadanos apostaron por el «acuerdo y el diálogo» del que surgió una «mayoría legítima» que sustenta a un gobierno responsable» que «cumple y cumplirá» sus pactos y sus compromisos «hasta el final de la legislatura».

«El cambio está en marcha, empezó hace 20 meses con un gobierno transformador y ustedes ha elegido estar al margen del cambio. No me venga ahora con milongas», ha sentenciado para acusar una vez más a Tudanca por haber «pisoteado» el Pacto por la Reconstrucción de la Comunidad y por no haber aludido en su intervención inicial a asuntos de importancia para Castilla y León como el mantenimiento de la PAC.

«Usted no ha estado a la altura del lugar al que le ha colocado el sistema democrático», ha espetado a Tudanca al que ha reprochado también no haber aprendido nada de los 30 años del PSOE en la oposición en Castilla y León.

Fuente: Europa Press