ERC, Más País-Equo o Compromís señalan a Madrid acusando de querer ser la «ciudad borrachera» de Europa en la pandemia

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) –

Los socios presupuestarios del Gobierno y otros grupos del Congreso de los Diputados han criticado las restricciones de movilidad decretadas en Semana Santa para evitar desplazamientos entre comunidades, al tiempo que se permite y se anima la llegada de turistas extranjeros. Algunos de ellos señalan directamente a Madrid al considerar que busca erigirse en destino principal para el ocio en bares y terrazas.

«Ciudad de borrachera de media Europa», «la tasca o taberna de Europa», una «colonia turística en tiempos de Covid», o «una especie de oasis dentro de Europa» son algunos de los calificativos recurridos por grupos como ERC, Más País-Equo o Compromís, críticos con la atracción de este tipo de turismo a la vez que se impide la movilidad durante las vacaciones entre comunidades.

En este sentido, todas las formaciones han apelado a garantizar una igualdad de trato en las restricciones entre ciudadanos residentes y quien llega al país desde el extranjero, reaccionando así a la petición de la propia Comisión Europea, que ha pedido a España «coherencia» en las restricciones de viaje que aplica dentro de su territorio y hacia otros países de la Unión.

EL PNV PREGUNTARÁ MAÑANA A SÁNCHEZ

El PNV, cuyo portavoz, Aitor Esteban, preguntará este miércoles al presidente Pedro Sánchez por esta cuestión en la sesión de control al Gobierno, ha reconocido este martes en el Congreso que «esta situación provoca perplejidad y contradicciones enormes». «No sólo por la gestión del Gobierno, sino también por parte de las autoridades europeas», ha dicho Esteban en rueda de prensa en la Cámara Baja.

«No estamos pidiendo que se sea más laxo con unos o con otros, estamos pidiendo que, como mínimo, tengan los mismos derechos que un extranjero que vista España», ha defendido el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, que ha reclamado que, igual que un turista llega desde otro país a España, los residentes también disfruten de «libertad de movimiento».

Reconociendo que «hay medidas sanitarias que se tienen que tomar», esta formación considera que «hay formas de que la gente circule libremente con seguridad», y que «el riesgo es muy parecido para viajes domésticos».

«LA PANDEMIA ES LA MISMA EN TODOS LOS PAÍSES»

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha reclamado «más coherencia» tanto entre los distintos países europeos como en el plano estatal porque «la pandemia es la misma en todos los lugares» y no tiene sentido que la gente no pueda visitar a sus familiares en otras comunidades pero puedan llegar personas de Francia o Alemania de vacaciones. «Esto da pábulo a la desazón y la desafección de la ciudadanía porque son decisiones que no se entienden», ha dicho.

Por último, desde ERC, Gabriel Rufián ha denunciado que Madrid se ha convertido en una «especie de oasis» en Europa, lo que considera una «terrible irresponsabilidad» por parte del Gobierno regional que, a su juicio, «gobierna con el teléfono de la patronal encendido constantemente».

También se ha quejado de que esta situación supone un «agravio comparativo» con otras comunidades y ha recordado que en Cataluña en su momento se tuvo que tomar la «terrible decisión» de cerrar la hostelería para evitar contagios.

Por parte de Ciudadanos, su portavoz adjunto Guillermo Díaz ha lamentado que el Gobierno no haya impuesto «criterios comunes» y, ante la advertencia de la Comisión, ha instado al Gobierno a «ser más ágiles y gestionar mejor sus relaciones sanitarias con la Unión Europea».

NO SE PUEDE VIAJAR, PERO EL TURISTA PUEDE VENIR A EMBORRACHARSE

Para Íñigo Errejón (Más País-Equo) se trata de «una situación absolutamente incomprensible y difícil de explicar», ya que una persona que vive en Madrid no puede ir a Valencia pero sí llegar hasta ahí si lo hace viajando a París.

Errejón ha pedido «un poco de cordura» y también «un último esfuerzo» en la lucha contra el virus. «Y mientras lo hacemos, que se garantice la igualdad de trato y se evite el rol de ser una especie de tasca o taberna de Europa», ha dicho Errejón, que ha puesto el ejemplo de Madrid y ha pedido que el país no sea señalado como «una colonia turística en tiempos del Covid».

También ha criticado estas diferencias la diputada de la CUP Mireia Vehí, que ha comparado esta disparidad como cuando se impedían los contactos en los primeros meses de la pandemia «pero cada mañana los metros iban abarrotados»: «Nos parece inconcebible que la gente no se pueda mover en Semana Santa y que sin embargo los turistas puedan venir a emborracharse y a beber sangría en las calles», ha dicho.

«Creo sinceramente que alguien debería de hacer una reflexión», ha abundado el diputado de Compromís, Joan Baldoví, que ve «inconcebible» esta diferencia de trato. «Las imágenes de Madrid, convertida en ciudad de borrachera de media Europa me parecen poco edificantes», ha dicho.

Fuente: Europa Press