Los españoles gastaron 89.060 millones de euros en llenar la despensa en 2019, un 2,4% más que el año anterior, según el estudio Tendencias del consumidor de la consultora Nielsen, presentado este martes. El crecimiento del negocio se explica por el mayor precio de los productos, que aumentó un 2,7%, dado que se compró algo menos en volumen (-0,3%). El principal vector de crecimiento fueron los alimentos y bebidas envasados, que crecieron en precio y volumen, mientras que los frescos, aunque se encarecieron mucho, perdieron demanda.

Según el estudio de Nielsen, que se basa en datos reales de venta de la práctica totalidad de hipermercados, supermercados y tiendas tradicionales en España, el incremento de la facturación del sector tiene menos que ver con la inflación y más con el hecho de que los españoles han comprado productos más caros. Celia Rodríguez, experta de Nielsen en los productos de gran consumo, ha puesto como ejemplo el mayor consumo de cervezas artesanales o Premium. La experta ha enfatizado la idea que gravita en el estudio de que “sin emoción no hay crecimiento», es decir, que teniendo en cuenta que la “demanda está estancada”, para lograr el aumento de ventas hay que dar con una clave emocional que haga que el consumidor esté dispuesto a pagar un poco más por un producto. “Si no conectas con el consumidor, no vas a conseguir que gaste más”, ha resumido.

MÁS INFORMACIÓN

Dentro de los productos de gran consumo, los envasados han tirado del sector, con crecimiento tanto de precio (+1,8%) como de demanda (0,8%), con lo que aumentan un 2,5% el valor. Dentro de los envasados, destaca el segmento de perecederos (congelados y refrigerados) que crecen un 4,1% en valor (+2% en demanda) por el tirón de los platos preparados. La tendencia a consumir productos más Premium explica casi todo el crecimiento en precio (1,6 puntos) mientras que la inflación solo explica un dos décimas. En cuanto a los frescos, la fuerte inflación, cercana al 5%, con picos de hasta el 12,7% en el caso de la verdura, ha lastrado un 2,6% la demanda de estos alimentos (carne, pescado, fruta y verdura).

El estudio señala también que la reducción del tamaño de los hogares (familias cada vez menos hijos y más hogares unifamiliares) hace que también se reduzca la cesta media, lo que se refleja en una caída del 0,4% del ticket medio por acto de compra, mientras que aumenta el número de visitas a la tienda un 2,2%.

El estudio destaca también el crecimiento del segmento de las mascotas. La comida para perros y gatos (dejan fuera otros animales) ya supone 1.218 millones de euros, un 4,1% más que el año anterior. La comida para gatos creció un 7,1% (ya supone el 35,4% del gasto) y la de perros un 2,6% (aún supone casi dos tercios del segmento). Según los datos de Nielsen, un 42% de los hogares españoles tienen uno de estos dos animales.

Fuente: El País