Se mantiene la alerta por proximidad del fuego a núcleos de Folgoso y de A Pobra, aunque el conselleiro asegura que «el peligro ya ha pasado»

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Jul. (EUROPA PRESS) –

   Los incendios forestales en Galicia se mantienen sin variaciones, con siete fuegos activos, cuatro controlados y uno estabilizado que, junto con los ya extinguidos desde el pasado jueves, han calcinado más de 4.600 hectáreas, según las cifras actualizadas por la Consellería do Medio Rural hasta las 13,30 horas de este domingo.

   La situación más preocupante continúa en los municipios lucenses de Folgoso do Courel y A Pobra do Brollón, donde la Xunta mantiene activa la alerta por proximidad del fuego a núcleos habitados, aunque el conselleiro do Medio Rural, José González, ha asegurado que en esos núcleos «el peligro ya ha pasado».

   Asimismo, la Xunta ha afirmado que tiene controlado «un 90% del perímetro» de los seis incendios activos en la provincia de Lugo. Según ha confirmado el técnico de distrito de la Consellería Ramón Recaman, la orografía de la zona, «con pendientes acusadas» a las que solo pueden llegar medios aéreos, dificulta el control.

MÁS DE 2.000 HECTÁREAS EN FOLGOSO

   Así, según el último parte de Medio Rural, en Folgoso do Courel siguen activos tres incendios que se acercan ya a las 2.000 hectáreas calcinadas.

   En la parroquia de Seceda, continúa decretada la alerta por proximidad a un núcleo habitado en el incendio que se inició a las 1,40 horas del viernes, y que, según las últimas estimaciones provisionales, la superficie afectada se mantiene en 1.100 hectáreas.

   El fuego está próximo al núcleo de Gamiz, en la parroquia de Santalla, ubicada en Samos, municipio limítrofe. En este incendio han trabajado un total de 19 agentes, 28 brigadas, 13 motobombas, 6 aviones y 6 helicópteros. También participa la Unidad Militar de Emergencias (UME), que ha desplegado efectivos en la zona.

   La alerta sigue también decretada en un incendio de la parroquia de Vilamor, en Folgoso, donde las llamas están cerca del núcleo de Carballal. Este incendio empezó a las 20,42 horas de este jueves y se mantiene en 300 hectáreas quemadas, según las estimaciones provisionales. Combaten las llamas 6 técnicos, 19 agentes, 30 brigadas, 20 motobombas, 1 pala, 5 aviones y 3 helicópteros.

   Otro fuego, el tercero de Folgoso, permanece activo en Vilamor. Empezó a las 20,25 horas de este jueves y, según las últimas estimaciones provisionales, la superficie afectada es de 500 hectáreas. En su control han trabajado hasta el momento 1 técnico, 19 agentes, 25 brigadas, 20 motobombas, 1 pala, 1 unidad técnica de apoyo, 6 aviones y 7 helicópteros.

A POBRA DO BROLLÓN

   También en la provincia de Lugo, en A Pobra do Brollón, la administración autonómica mantiene decretada como medida preventiva la ‘situación 2’ en el incendio registrado en la parroquia de Saa, aunque Medio Rural informó el viernes de que el peligro para el núcleo de Busto había remitido.

   Este incendio permanece activo desde las 20,37 horas de este jueves y afecta a una superficie provisional de 600 hectáreas –50 más que en el último parte de ofrecido por Medio Rural–. Hasta el momento se han movilizado para su control 3 técnicos, 21 agentes, 32 brigadas, 20 motobombas, 1 pala, 4 helicópteros y 5 aviones.

   En el mismo municipio de la provincia de Lugo permanece activo desde las 21,14 horas del jueves otro incendio, en la misma parroquia de Saa, que según las últimas estimaciones ronda las 50 hectáreas provisionales. En su control han trabajado 1 agente, 1 brigada, 1 motobomba y 1 helicóptero.

   El alcalde de la localidad, José Luis Maceda, ha destacado que, especialmente la zona de Saa tiene «una riqueza forestal impresionante». «Es uno de los montes que más riqueza forestal tiene en este ayuntamiento y me atrevería a decir que del sur de Lugo», ha lamentado.

   En todo caso, el regidor ha subrayado que «lo verdaderamente importante» es que no hay que lamentar daños personales y que no ha ardido ningún núcleo de población.

MEJORA LA SITUACIÓN EN QUIROGA

   Por otra parte, la Xunta ha dado por controlados este domingo dos de los incendios activos en el municipio lucense de Quiroga. En concreto, el de la parroquia de Outeiro, activo desde las 20,29 de este jueves. Según las últimas estimaciones afecta a una superficie de 250 hectáreas provisionales. Para su control se han movilizado 2 técnicos, 17 agentes, 16 brigadas, 14 motobombas, 2 palas, 4 aviones y 4 helicópteros.

   Además, también ha dado por controlado a las 23,55 horas otro incendio en el mismo municipio. En este caso en la parroquia de Nocedo, que se inició a las 11,42 horas de este viernes y que según las últimas mediciones sobre el terreno afecta a 15 hectáreas provisionales –en el anterior parte de la Xunta la superficie estimada era de 180 hectáreas–. Hasta el momento han trabajado en el 1 técnico, 9 agentes, 9 brigadas, 7 motobombas y 3 helicópteros

   Permanece activo desde las 12,42 horas de este viernes un tercer fuego en Quiroga que afecta a 90 hectáreas provisionales. Para su control se movilizaron hasta ahora 1 técnico, 9 agentes, 21 brigadas, 13 motobombas, 2 aviones y 3 helicópteros.

1.100 HECTÁREAS EN CARBALLEDA DE VALDEORRAS

   En la provincia de Ourense, sigue activo desde las 6,57 horas de este viernes un fuego en Vilariño de Conso, en la parroquia de Pradoalbar. Por el momento se mantiene en unas 160 hectáreas afectadas en el Parque Natural do Invernadeiro. En su control trabajaron hasta ahora 1 técnico, 9 agentes, 28 brigadas, 9 motobombas, 2 palas, 2 aviones y 7 helicópteros.

   Y en Carballeda de Valdeorras la Xunta ha dado por estabilizado el incendio que permanece activo desde las 22,09 de este jueves registrado en la parroquia de Riodolas, que afecta a 1.100 hectáreas. Aunque la superficie quemada es extensa, arde monte raso y no afecta a viviendas.

   En su control, han participado 6 técnicos, 21 agentes, 50 brigadas, 26 motobombas, 3 palas, 4 aviones y 6 helicópteros.

OTROS FUEGOS BAJO CONTROL Y EXTINGUIDOS

   Medio Rural también informa de que el incendio en Rodeiro (Pontevedra), que empezó a las 20,56 horas del jueves en la parroquia de Guillar y que ha quemado 200 hectáreas de superficie, sigue controlado desde las 2,42 horas de la pasada madrugada. En él han trabajado 2 técnicos, 15 agentes, 41 brigadas, 26 motobombas, 4 palas y 2 helicópteros.

   En cuanto a los incendios registrados en los primeros días de esta ola de calor, los medios también avanzan en su extinción. En concreto, en jornadas pasadas, se habían activado dos incendios en la parroquia de Quins, en Melón, que ya han quedado extinguidos, y en Ribadavia, en Ourense, que quemaron en total unas 150 hectáreas.

   Los extinguidos en el ayuntamiento de Melón, en la parroquia de Quins, han afectado a casi 100 hectáreas –63,6 y 35 respectivamente–.

   Mientras, la superficie provisional quemada en el de Ribadavia, que se registró a las 22,11 horas del pasado lunes y está controlado, es de 65 hectáreas.

   También ha quedado extinguido a las 00,53 horas del sábado un incendio registrado a las 00,39 horas del viernes en Baiona (Pontevedra), que obligó a desalojar ocho viviendas. Registrado en la parroquia de Baredo, ha afectado a 46 hectáreas arboladas.

   Asimismo, en Cualedro (Ourense), quedó extinguido a última hora del viernes el incendio de la parroquia de A Xironda que empezó a las 19,03 horas de este jueves. Finalmente, afectó a 31 hectáreas de monte raso.

MEDIO CENTENAR DE RAYOS

   El fenómeno meteorológico registrado en Galicia, llamado sistema convectivo de mesoescala, «una gran tormenta que afecta a una gran área geográfica», dejó un total de 52 incendios provocados por rayos entre las 20,00 horas del jueves y las 8,00 horas del viernes.

   En ese marco temporal, hubo cuatro horas en la que se produjeron la mayoría de los incendios, 41 fuegos, entre las 20,00 horas del jueves y la medianoche.

Fuente: Europa Press