El diseño curricular del Gobierno se compone de 42 asignaturas que incorporarán la perspectiva de género

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Los estudiantes podrán presentarse a las pruebas de acceso a la universidad con una asignatura suspensa y, además, podrán cursar el Bachillerato en tres años, en lugar de dos. Así lo recoge el borrador del Proyecto de real decreto por el que se establece la ordenación y las enseñanzas mínimas del Bachillerato, que desarrollar la nueva ley educativa, la LOMLOE.

El documento, al que ha tenido acceso Europa Press, dedica un artículo completo a la ‘Organización del Bachillerato en tres años académicos’, explicando que, de manera excepcional, se podrá establecer una distribución de las materias en tres años académicos, en lugar de dos, para aquellos alumnos que lo requieran por sus «circunstancias personales, temporales o permanentes».

El borrador determina qué estudiantes podrán acogerse a esta medida, como son: aquellos que cursen la etapa de manera simultánea a las enseñanzas profesionales de música; los que sean deportistas de alto nivel o de alto rendimiento; o quienes presenten alguna necesidad específica de apoyo educativo.

El proyecto de real decreto también fija la promoción, evaluación y titulación de los estudiantes de Bachillerato. Respecto a la promoción, la propuesta del Gobierno establece que los alumnos pasarán de primero a segundo de Bachillerato cuando hayan superado las materias cursadas o tengan evaluación negativa en dos materias como máximo, a diferencia de Secundaria, donde no se tendrán en cuenta las materias sin aprobar.

Otra novedad que recoge el texto es que, si bien la superación de las materias de segundo curso estará condicionada a la superación de las correspondientes materias de primer curso, el alumnado podrá matricularse de asignaturas de segundo sin haber cursado la correspondiente materia de primero «siempre que el profesorado que la imparta considere que el alumno o alumna reúne las condiciones necesarias para poder seguir con aprovechamiento la materia de segundo». En caso contrario, deberá cursar la asignatura de primero.

En cuanto a la evaluación, el proyecto recoge que será «continua y diferenciada según las distintas materias» y será el profesor quien decidirá, al término del curso, si el alumno ha logrado los objetivos y ha alcanzado el adecuado grado de adquisición de las competencias correspondientes.

El texto también recoge que los alumnos podrán someterse a exámenes de recuperación de aquellas materias que no hayan aprobado, otra diferencia significativa con respecto a la ESO, donde se prevén eliminar este tipo de pruebas.

Por otro lado, los alumnos podrán obtener el título de Bachiller cuando aprueben todas las asignaturas de los dos cursos de Bachillerato. Pero también mantiene la excepción de poder obtenerlo si supera todas las materias salvo una, si así lo decide el equipo docente.

Esta excepción está sujeta a ciertos requisitos, como son: que el equipo docente considere que el alumno ha alcanzado los objetivos y competencias vinculados al título de Bachillerato; que no se haya producido una inasistencia continuada y no justificada por parte del alumno en la materia suspensa; que el alumno se haya presentado a las pruebas y realizado las actividades necesarias para su evaluación, incluidas las de la convocatoria extraordinaria; y que la media aritmética de las calificaciones obtenidas en todas las materias de la etapa sea igual o superior a cinco, incluyéndose para su cálculo la nota obtenida en la materia no superada.

Esto quiere decir que un alumno que haya aprobado todas las asignaturas de Bachillerato excepto una, podrá presentarse a la prueba de acceso a la universidad, la denominada EBAU.

CINCO MODALIDADES DE BACHILLERATO

El borrador también recoge la propuesta del Gobierno de crear cinco modalidades de Bachillerato: Ciencias y Tecnología; Humanidades y Ciencias Sociales; dos bachilleratos de Artes (uno de Artes Plásticas, Imagen y Diseño y otro de Música y Artes Escénicas); y otro General.

Todos los alumnos, independientemente del Bachillerato que elijan, cursarán Educación Física en primero, Filosofía en primero e Historia de Filosofía en segundo, Historia de España en segundo, así como Lengua Castellana y Literatura y Lengua Extranjera (normalmente inglés), tanto en primero como en segundo. Al impartirse en ambos cursos, serán las que más horas tendrán, con 210 cada una. El resto tendrán 70 horas, excepto Educación Física, que contará con 35 horas.

Una novedad que recoge el proyecto de real decreto es que cuando la oferta de materias en un centro quede limitada por razones organizativas, se facilitará que se pueda cursar alguna asignatura de manera online o en otros centros. Además de las asignaturas comunes, los estudiantes tendrán que cursar otras materias específicas, a elegir por el alumno, según la modalidad de Bachillerato que escojan. Cada asignatura de modalidad se impartirá durante 87,5 horas.

En la modalidad de Ciencias y Tecnología, los alumnos cursarán Matemáticas I y las dos restantes las tendrán que elegir de un total de cuatro que se ofertan, entre las que se encuentran Tecnología e Ingeniería o Biología, Geología y Ciencias Ambientales. En Humanidades y Ciencias Sociales, podrán escoger Latín I o Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales I, y tendrán que elegir otras dos, que podrán ser desde Literatura Universal, a Griego I o Economía. En segundo, podrán elegir desde Empresa y Diseño de Modelos de Negocio, a Geografía o Historia del Arte, entre otras.

El alumnado que opte por la modalidad de Artes Plásticas, Imagen y Diseño tendrá que cursar Dibujo Artístico en primero y segundo, además de otras dos materias como pueden ser Cultura Audiovisual, Proyectos Artísticos o Volumen. Por su parte, los alumnos de Música y Artes Escénicas cursarán en primero Análisis Musical I o Artes Escénicas I, así como otras dos materias, que podrán ser Coro y Técnica Vocal I, Cultura Audiovisual o Lenguaje y Práctica Musical. En segundo podrán cursar Historia de la Música y de la Danza o bien Literatura Dramática.

En cuanto a los alumnos del Bachillerato General, cursarán, en primero, Matemáticas Generales, y tendrán que elegir otras dos materias, una de las cuales podrá ser Economía, Emprendimiento y Actividad Empresarial. La otra u otras dos, si no coge esta materia, podrán ser cualquiera de las materias de modalidad de primer curso que se impartan en las demás modalidades de Bachillerato. En segundo curso, estudiarán Ciencias Generales y otras dos materias de modalidad, una de las cuales podrá ser Movimientos Culturales y Artísticos. La otra u otras serán de otras modalidades de Bachillerato.

En total, el diseño curricular propuesto por el Gobierno se compone de 42 asignaturas diferentes, entre materias comunes y de modalidad a elegir por los alumnos. En todo el borrador, el Ejecutivo plasma su voluntad de que el Bachillerato incorpore la perspectiva de género y fomente la igualdad. Este enfoque está recogido prácticamente en todas las materias.

Por ejemplo, en Historia de Filosofía se estudiarán autoras como Hipatia de Alejandría, Mary Wollstonecraft, Hannah Arendt o Simone de Beauvoir, mientras que uno de los objetivos de Lengua Castellana y Literatura es «favorecer un uso ético del lenguaje que ponga las palabras al servicio de la convivencia democrática, la resolución dialogada de los conflictos y la construcción de vínculos personales y sociales basados en el respeto y la igualdad de derechos de todas las personas».

El Gobierno calcula que este proyecto, que aún puede sufrir cambios por las aportaciones de las comunidades autónomas y de la comunidad educativa, podría aprobarse en Consejo de Ministros a finales de enero o febrero. Su implantación sería en el año académico 2022-2023 para primero de Bachillerato y en el curso 2023-2024 en segundo.

610579.1.260.149.20211028104037
Vídeo de la noticia

Fuente: Europa Press