Mujeres con sus hijos esperando en una estación de tren cerca de la frontera entre Ucrania y Polonia.


Mujeres con sus hijos esperando en una estación de tren cerca de la frontera entre Ucrania y Polonia. – Kay Nietfeld/dpa

En directo | Crisis en Ucrania

   Niños de Chernóbil que pasaban los veranos en España y ya son adultos contactan con las organizaciones para sacar a sus familias

   MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) –

   Diferentes ONG españolas que realizan programas en verano de acogida a niños ucranianos tienen las líneas «colapsadas» estos días por las llamadas de cientos de españoles que se están ofreciendo a acoger a familias ucranianas que huyen de la guerra en su país.

   Así, la ONG Expoacción (www.expoaccion.org), que se encarga en Asturias del programa ‘Vacaciones en paz’ para niños ucranianos, ha confirmado a Europa Press que están «saturados» de llamadas y que más de 600 familias asturianas se han ofrecido a acoger a niños ucranianos y a sus familias.

   La organización lleva 16 años desarrollando un programa de vacaciones en paz con niños de Ucrania y, a raíz del estallido de la guerra en Ucrania, las familias acogedoras de Asturias se pusieron en contacto con la ONG para ver las posibilidades de acogerlos.

   El presidente de la ONG, Jorge Enrique González Fuentes, explica que llamó a la embajada y le dijeron que los niños no podrían salir solos del país, por lo que habría que acoger a las familias al completo.

   Al mismo tiempo, comenzó a recibir llamadas de las propias familias ucranianas que habían tenido relación con el programa de Vacaciones en paz que querían salir del país.

   «Empecé a organizar el dispositivo aquí con familias de Asturias, que se ofrecieron un montón de ellas, tenemos más de 600 familias que se ofrecieron. Al día siguiente empiezan a salir familias por su cuenta, a cuentagotas, la mayoría salen con lo puesto, nos llamaron para decir que no tenían para gasolina ni para billetes, empezamos a mandarles dinero para el autobús, peajes, etcétera», explica González Fuentes en declaraciones a Europa Press.

   Este jueves llega a Asturias la primera familia, formada por un padre, una madre y sus tres hijos, uno de 9 años, otro de 7 y un bebé, que serán acogidos en uno de los pisos que ha alquilado la ONG ante esta situación.

   Además, el presidente de la organización señala que en los próximos días esperan la llegada de más familias, algunas de ellas «muy grandes», por lo que hacen una llamada a los asturianos que puedan ofrecer pisos o casas vacías.

   La previsión de la ONG es que lleguen, con su ayuda, unas 200 familias ucranianas aunque el presidente de la organización reconoce que con la colaboración de las autoridades podrían organizar la llegada de al menos 1.500.

   Para el traslado de las familias desde Ucrania, la ONG ha movilizado tres autobuses con una monitora ucraniana.

   Mientras tanto, también están haciendo acopio de mantas, ropa de abrigo y medicinas para enviar a las familias que no han podido salir del país; y están pagando los desplazamientos de aquellas que consiguen cruzar la frontera. Por ejemplo, una familia llegó a Rumanía haciendo autoestop y después cogieron un avión en Bucarest, mientras que otros se desplazan a través de Polonia por carretera.

UN PILOTO OFRECE 24 PLAZAS EN UN AVIÓN

   También están recibiendo gestos solidarios como el de unas personas que han ofrecido unas furgonetas grandes para llevar los suministros de emergencia a Ucrania, o un piloto que les ha ofrecido 24 plazas de avión para traer a España a familias ucranianas.

   Colapsada también está estos días la línea de la ONG catalana Osona amb els nens –Osona con los niños– (www.osonaambelsnens.cat), que lleva desde 1997 acogiendo a niños ucranianos y bielorrusos que tuvieron que ser desplazados de su casa a raíz de la explosión de la central nuclear de Chernóbil.

   Ahora, aquellos pequeños que en el pasado llegaron a Osona (Cataluña) a pasar el verano y que ya son padres, han contactado con la ONG porque quieren sacar a sus familias de Ucrania.

   «Los que habían venido de niños, ahora ya con 20 ó 30 años y con familia nos han pedido poder enviar a sus familias aquí, los chicos no pueden pero sacan a sus hijos, a sus mujeres, a sus madres y sus suegras», ha explicado a Europa Press la presidenta de la ONG Mercè Fiol.

   Según precisa, muchas familias de Cataluña han ofrecido sus viviendas para acoger a unidades familiares enteras e incluso algunas que habían acogido en el pasado a niños ucranianos se han desplazado hasta Polonia o Rumanía para recoger a esas familias que, de otra manera, no tendrían medios para llegar a España.

   Por el momento, están llegando algunas familias y este fin de semana esperan a una de seis y otra de tres miembros. Además, tienen contabilizadas a una veintena de personas que han cruzado la frontera y que van en dirección a España.

   Fiol ha destacado la generosidad de la gente que está llamando estos días para ofrecerse a acoger, no solo familias que ya acogieron a niños ucranianos en el pasado, sino muchas más. Respecto a lo que más hace falta ahora, la presidenta de la organización señala que necesitan alojamiento para las familias por lo que «cuantos más pisos» se ofrezcan, «mejor».

EN LA FRONTERA CON UCRANIA

   Por su parte, la ong valenciana Juntos por la Vida (www.juntosporlavida.org) se ha desplazado hasta la ciudad polaca de Pzremysl, muy cercana a la frontera con Ucrania, para ofrecer ayuda de emergencia y humanitaria a los refugiados que huyen de la guerra y gestionar el traslado de familias con vínculos con Valencia.

   El equipo que se ha trasladado hasta allí está organizando la llegada y recepción de familias (menores y madres) que tienen vínculos con Valencia por los programas de acogida familiar que realizan desde hace años, así como de familias que tienen algún otro vínculo con la ciudad.

   La intención es recepcionarlos y organizar su traslado en autobuses a Valencia donde serán acogidos por familias valencianas. Según indica la ONG, ya están llegando familias a la frontera, y se espera que en los próximos días pueda organizarse el traslado de las primeras.

   La ONG ha mostrado su «emoción y satisfacción» al recibir a las primeras familias, que han atravesado «muchas dificultades» para poder llegar hasta la frontera por carretera, durante días, con el peligro de la guerra que está sufriendo el país.

   Además, la Fundación está recibiendo donaciones a través de su web para poder sufragar los gastos de todo el operativo.

Fuente: Europa Press