MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) –

Las ministras socialistas Teresa Ribera y Raquel Sánchez ha cerrado este viernes filas con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al defender la necesidad de esperar a que el Supremo unifique doctrina sobre la aplicación de la Ley del ‘solo si es si’, antes de adoptar otas medidas.

«Es un tema especialmente sensible. Es muy importante esperar a ver cómo se pronuncia el Supremo y cómo se unifica doctrina. El objetivo está claro, garantizar la máxima protección a las mujeres», ha explicado Ribera en una entrevista en TVE recogida por Europa Press.

Respecto al coste político que pueda provocar para el Gobierno la reducción de penas a condenados por delitos sexuales, Ribera ha defendido «el compromiso del gobierno con la protección de las mujeres», que, según ha afirmado, «es incuestionable» y ha añadido que la voluntad del ejecutivo es «mantenerse en esa dirección».

«Esperemos que a ver qué es lo que ocurre en este pronunciamiento del Tribunal Supremo para reconducir a una única interpretación, la más garantista con las víctimas, y continuemos esta senda inmediatamente después, pero es precipitado buscar esa primera respuesta destructiva en relación con el Gobierno», ha añadido la Ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico y vicepresidenta del Gobierno.

Por su parte, la ministra de Transporte, Raquel Sánchez, ha rechazado, en una entrevista en La 2 y Radio 4, atribuir responsabilidades a los jueces por las rebajas de penas a violadores apelando a la entrada en vigor de esta norma.

Así, ha insistido en que la voluntad del Gobierno con esta nueva ley es tipificar como delitos conductas que antes no lo eran y ha considerado que «jueces y tribunales deben determinar y fijar un criterio de interpretación» que responda a la protección de las víctimas.

Fuente: Europa Press