El objetivo era reactivar la comunidad y con ello la economía. El programa Tulsa Remote ofrecía 10.000 dólares, casi 9.000 euros, a cambio de comprometerse a vivir en esta ciudad durante al menos un año. Debían teletrabajar o emprender allí un negocio propio. En poco tiempo recibieron 10.000 solicitudes de más de 150 países. Inicialmente lanzaron 100 plazas y tras el éxito obtenido, para este 2020 han ofertado 250 más. Doce de estos seleccionados ya se han comprado una vivienda en Tulsa.

Canarias no tiene que luchar contra la despoblación, es cierto, pero sí tiene una tasa de paro del 21,19%, según los últimos datos del ISTAC, y el desempleo juvenil está cerca del 40%. Por tanto, “la misma solución resuelve varios problemas, también los de Canarias”, afirma Laurel Farrer, fundadora de la Asociación Internacional de Trabajo a Distancia y colaboradora del Gobierno americano. “Las Islas deben fortalecer su comunidad de profesionales independientes para generar empleo, que sirva para atraer talento nuevo y recuperar el que se ha perdido”, añade Farrer. “Canarias no tiene que pagar a los que vengan porque a cambio ofrece un clima increíble”.

El caso de Tulsa se expuso en una cumbre público-privada-internacional celebrada en Gran Canaria entre expertos, empresarios y cargos público canarios. En este encuentro se plantearon varias soluciones para recudir el paro en Canarias, especialmente entre los jóvenes. Una de ellas es conectar a los que canarios que se han marchado con las oportunidades a distancia. “Así ese talento podría volver, trabajar en remoto con empresas de fuera o de aquí”, señala Ignacio Rodríguez, organizador de esta cumbre paralela al evento principal que se celebró esta semana en la isla, el Nomad City. Un congreso que ha reunido a 300 personas relacionadas o interesadas en el trabajo remoto de 25 países.

Los expertos entienden que al acceder al mercado virtual, ya no depende de la cantidad de trabajos disponibles en un área concreta, se basan exclusivamente en la calificación profesional. No solo reduce la tasa de desempleo local, sino que también ayuda a diversificar las industrias y las oportunidades de negocio.

“Es cierto que el empresariado canario no está acostumbrado, pero es una ola a la que tiene que subirse, o te adaptas o mueres”, señala José Julio Artiles, CEO de Satocan, miembro del Círculo de Empresarios y participante en este encuentro. “El talento crea actividad económica y la actividad económica crea empleo. Ojalá Canarias sea referencia en Europa”. De hecho, esta empresa canaria está apostando por captar a profesionales de alto nivel aunque sea a tiempo parcial. “Los perfiles multidisciplinares, que pueden trabajar en varios proyectos a la vez y para varias empresas, son muy útiles para crear sinergias”, asegura Artiles.

Todos coincidieron en que un escollo importante sigue siendo la barrera del idioma. Por ello, han pedido colaboración a las universidades canarias. No solo para fortalecer esta formación, también para que den a conocer las opciones del trabajo a distancia. “Para que los universitarios sepan que pueden trabajar para empresas como Google o Microsoft sin renunciar a vivir en su tierra”, apunta Rodríguez.

“Estimular el crecimiento económico con empleos virtuales no es solo una teoría, está sucediendo en todo el mundo”, afirma Laurel Farrer. Esta experta señala que “la popularidad del trabajo remoto ha aumentado a un ritmo de casi el 140% durante la última década en el mundo”. Una tendencia laboral que comenzó a extenderse cuando, en la evolución natural, se ha buscado un equilibrio entre la vida laboral y personal. “Después las empresas vieron los beneficios porque se reduce la tasa de abandono, los costes operativos son más controlados y ofrece una mayor productividad”, continuó.

Canarias está liderando algunas iniciativas y programas concretos para atraer ese talento digital, tanto desde el Cabildo de Gran Canaria, a través de la Sociedad de Promoción Económica, como el Cabildo de Tenerife, gestionado por su Consejería de Acción Exterior y Turismo.

Según la Asociación de Espacios Digitales del archipiélago, en Canarias hay ya unos 50 coworking, lo que supone unos mil puestos de trabajo. Ha aumentado casi un 30% en el último año y, desde el 2015, más de un 80%. Han pasado por Canarias unos 14.000 nómadas digitales en los últimos cinco años, según sus cálculos.

Clima, conectividad, seguridad… las ventajas de trabajar desde Canarias son evidentes. Pero también hay otras, como los beneficios fiscales. “El REF les ofrece una reducción de los impuestos sobre las ganancias de la empresa y los bienes de consumo”. Es la información que se destaca en una web creada por la SPEGC especialmente para ellos. También señala que “las empresas establecidas dentro de la ZEC están sujetas a un nivel reducido (4%) del impuesto de sociedades, algo atractivo para los inversores de otros países, ya que no se aplica ninguna retención fiscal a la repatriación de dividendos ni al pago de intereses a su sede”.

Cifras remotas

Independientes. Más 14.000 trabajadores independientes han pasado temporalmente por Canarias en los últimos cinco años y, en este tiempo, han aumentado los espacios coworking en un 80%.

Remoto. El trabajo remoto, en la última década, ha crecido un 140% en todo el mundo.

Perfiles. Los empresarios canarios comienzan a demandar perfiles multidisciplinares que trabajen en varios proyectos, porque son útiles para crear sinergias y captar talento.

La cuarta edición del Nomad City Gran Canaria atrajo a 300 participantes de 25 países diferentes.

Fuente: Cinco Días