La denuncia del lawfare contra el partido y el rechazo al «veto» a Victoria Rosell son otras constante de las jornadas

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) –

La ‘Uni de otoño’ de Podemos, su gran foro ideológico, ha concluido este fin de semana con una serie de ejes que han marcado la jornada, como es la promoción de sus candidatos internos a las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo, así como una reivindicación del valor de la formación en la esfera de la izquierda.

También los confundadores del partido, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, han expresado la voluntad de Podemos de confluir con Sumar (la plataforma que impulsa la vicepresidenta Yolanda Díaz) y otras formaciones progresistas en el próximo ciclo electoral, pero dejando claro que Podemos debe ser «respetada».

A su vez, la formación ha enfatizado la defensa de la candidatura de la delegada del Gobierno contra la violencia de género, Victoria Rosell, para formar parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la denuncia al «veto ejercido por el bipartidismo.

Precisamente el exvicepresidente y la titular de Igualdad, Irene Montero, han asumido el protagonismo durante estas jornadas en ausencia de la secretaria general del partido, Ione Belarra, que se encuentra de baja por maternidad y ha acudido brevemente a la apertura y cierre del evento para saludar a sus correligionarios.

A la cita no han acudido la propia Díaz ni el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, ni tampoco cargos de los ‘comunes’ han participado en las mesas de reflexión política, pero sí ha habido presencia de ERC y Bildu así como la plana mayor del partido, a nivel estatal y autonómico.

A su vez, Podemos ha lucido apoyos internacionales con el respaldo, este domingo, del presidente chileno Gabriel Boric, y dirigentes de Potere al Popolo (Italia), del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) de Brasil, el Die Linke alemán, el Frente Amplio de Uruguay o el Bloco de Esquerda portugués.

La dirección de Podemos ha marcado como prioritarios los próximos comicios de mayo y eso ha estado muy presente en el evento, que ha coincidido con la proclamación de los ganadores a las primarias internas del partido.

De esta forma y para mostrar sus proyectos y ambiciones para esa disputa electoral, el partido ha querido visibilizar los proyectos y ambiciones de sus candidatos, con un nutrido grupo de representantes tanto en los foros de debate como en el arranque de la jornada.

Y es que la ‘Uni de otoño’ es la antesala de una gira territorial con la que los dirigentes del partido se volcarán para respaldar a sus cuadros autonómicos y municipales, bajo el lema ‘La fuerza que transforma’.

LOGROS ANTE QUIENES LES DAN POR MUERTOS

Además, la cúpula del partido ha lanzado un mensaje de fortaleza y defender que, lejos de estar «muertos» como quieren sus adversarios, son la organización que más ha conseguido a la izquierda del PSOE, al lograr que el espacio confederal esté en el Gobierno de coalición, además de impulsar las principales transformaciones sociales.

Y en esa línea la reivindicación de sus siglas ha sido una constante durante la jornada. Así, la secretaria de Organización, Lilith Verstrynge, expresó el compromiso del partido para «liderar la izquierda en el plano ideológico y político en los próximos meses hasta las elecciones de mayo. Y el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, desgranó que «ninguna fuerza política de izquierda en 80 años» ha logrado las metas que ha alcanzado Podemos.

El sábado, Iglesias ahondó en esa idea al asegurar que Podemos seguirá siendo un actor fundamental en la «lucha ideológica» y que su formación no es una «izquierda domesticada» como quieren tener en España las oligarquías, que a su juicio les une la pulsión de «matar a Podemos».

SUMAR Y DEFENSA DE PODEMOS COMO «NAVE NODRIZA»

Por otro lado, el asunto de las alianzas electorales ha irrumpido en la clausura, con mensajes a confluir con otras fuerzas y ‘Sumar’ pero alertando, como ha dicho Monedero, que quien lidere el espacio se equivocará si no tiene en cuenta que Podemos es la «nave nodriza» para la unidad de la izquierda.

En la edición del año pasado, tanto Belarra como Iglesias brindaron su apoyo a la construcción de un frente amplio liderado por Díaz para ampliar más el espacio político, dejando patente el «enorme patrimonio político» levantado por la formación morada para ese objetivo.

Este domingo, Iglesias ha asegurado que Sumar y Podemos tienen que confluir, pero para ello Podemos debe ser «respetada» y que la generosidad de Podemos fue tal que apostó por la propia Díaz como candidata.

A su vez ha desdeñado como ingenuidad sonrojante a aquellos que piensen que es una oportunidad que a Podemos le vaya mal en dichas elecciones para que a otra izquierda la vaya bien en las próximas. «Hay que ser estúpido», ha llegado a decir.

Palabras que entran de lleno en el debate sobre la reorganización de la izquierda y las tensiones que han surgido en el espacio confederal ante la irrupción de ‘Sumar’, con la que Podemos concibe como un aliado electoral con el que establecer una coalición, sin integrarse en esa plataforma. Mientras, la vicepresidenta ha marcado el protagonismo ciudadano de este proyecto mientras los partidos deben tener un rol secundario en la fase del proyecto de escucha, con IU y los comunes dejando claro su respaldo a ese planteamiento.

Precisamente otro de los ejes de la ‘Uni de otoño’ ha sido la vindicación del valor del partido como expuso el sábado Verstrynge, quien reconociendo que existe un clima de «desafección» de la ciudadanía hacia la política, rechazaba que la respuesta sea otra forma de participación ajena a las formaciones políticas, los sindicatos o colectivos sociales. Un planteamiento que detectaba en la derecha y en cierta parte de la izquierda.

La sensación que comparten diversos cuadros de la formación es que el balance ha sido positivo en cuanto a participación y que los mensajes han levantado el ánimo de las bases, que tienen claro que sus siglas deben tener relevancia en las próximas elecciones, tras la mala experiencia de la coalición ‘Por Andalucía’ que, a su vez, enfrió las relaciones con IU.

MEDIDAS ECONÓMICAS Y DENUNCIA DEL ‘LAWFARE’

A su vez, la figura de Rosell ha sido también central en estas jornadas, con la denuncia de que su veto al Poder Judicial fue la última intentona de retornar el «bipartidismo» de PSOE y PP, algo que Podemos jamás va a permitir, como desgranó Irene Montero el sábado.

El apoyo al movimiento feminista fue otro punto esencial del foro, pues evidencia que la reacción a su avance unido al rechazo de Rosell evidencia, como expresó la titular de Igualdad, que el PP carece de alternativa de país y buscará gobernar con Vox si no regresa el bipartidismo.

También en el plano económico se demandó legislar para plasmar un «alivio» al alza de hipotecas, donde Podemos ya ha planteado al PSOE un tope temporal a su subida, continuar las medidas para contener la inflación e impulsar un acuerdo de redistribución de rentas, con incremento de salarios a la clase trabajadora.

Mientras, la denuncia del ‘lawfare’ (guerra judicial) fue otro punto destacado de la ‘Uni de otoño’, cuando la coportavoz del partido, Isa Serra, censuró que las causas contra Podemos reflejan que la «justicia prevarica, la Policía abusa de su poder y los medios mienten».




Fuente: Europa Press