MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) –

Los triatletas españoles no han podido luchar por la medallas en la prueba masculina de los Juegos Olímpicos de Tokio, donde el noruego Kristian Blummenfelt se ha colgado la medalla de oro.

España deberá seguir esperando para sumar la segunda medalla olímpica de su historia en triatlón, después de la plata de Gómez Noya en Londres 2012. Un mal inicio en el segmento de natación y las durísimas condiciones de calor y humedad liquidaron las opciones de la ‘Triarmada’ en la capital nipona.

Después de una salida nula, en la que la mitad de los participantes nadó en falso bastantes metros desperdiciando unas fuerzas muy necesarias, arrancó el triatlón olímpico a las 6.30 hora local, un madrugón a duras penas pudo amortiguar la temida dureza de la competición.

Con el agua a 30 grados, los tres españoles, que compitieron casi siempre juntos, se rezagaron 40 segundos después de los 1.500 metros de natación y fueron siempre a remolque. Ante esta situación, tuvieron que hacer un enorme esfuerzo en los 40 kilómetros de ciclismo que acabaron pagando viendo cómo se alejaban las medallas.

A mitad del segmento de bicicleta, Mola, Gómez Noya y Alarza lograron enjuagar toda su desventaja y reengancharse al grupo de cabeza, mientras que aventureros como el luxemburgués Stefan Zachaus y el suizo Andrea Salvisberg infructuosas escapadas en solitario. Finalmente, unos 35 triatletas llegaron bastante agrupados a la última transición, donde los españoles volvieron a perder tiempo y Mola salió el mejor en vigésimo segunda posición.

MOLA REMONTA HASTA EL ‘TOP 10’

El balear protagonizó una notable remontada en los 10 kilómetros finales, pero ya estaba demasiado lejos de la pelea por las medallas, donde el calor realizó una dura criba hasta dejar un trío de aspirantes al oro: Blummenfelt, el británico Alex Yee y el neozelandés Hayden Wilde.

El noruego lanzó un ataque letal en la última vuelta y conquistó el mayor logro de su carrera con 11 segundos de ventaja sobre Yee, plata, y 20 respecto a Wilde, bronce. Completamente exhausto tras parar el reloj en 1:45:04, Blummenfelt acabó vomitando sobre la misma línea de meta y la organización lo retiró con una silla de rueda, aunque sin perder su gran sonrisa.

Por detrás, Mola perdió 1:09 y no pudo mejorar su resultado de Río 2016, donde acabó octavo, mientras que Alarza completó un notable debut olímpico a 1:18 del ganador y Gómez Noya perdió 2:42 en meta. Dos de ellos, a falta de conocer la decisión de la FETRI, tendrán una nueva oportunidad junto con Miriam Casillas y Anna Godoy en la prueba mixta de relevos, que se celebrará el próximo sábado a las 0:30 hora española.

Fuente: Europa Press