MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) –

La tercera noche consecutiva en la que se registra violencia en diferentes puntos de la geografía de Irlanda del Norte ha dejado a agentes heridos tras ser atacados por los manifestantes con bombas de gasolina y ladrillos.

Durante la noche del domingo ha estallado de nuevo la violencia en Newtownabbey y Carrickfergus, en el condado de Antrim,

Tres coches han sido secuestrados e incendiados cuando el grupo de unas 20 o 30 personas protagonizó el «ataque orquestado», que ha tenido lugar entre las 19.30 y las 22.30 horas (hora local). En un comunicado, la Policía norirlandesa ha concretado que se han lanzado 30 bombas de gasolina contra las fuerzas de seguridad.

Tras los incidentes, un hombre de 47 años fue arrestado y actualmente permanece bajo custodia policial».

Esta situación se da después de que el viernes resultaran heridos al menos 27 agentes de Policía en Belfast y Londonderry, recuerda Sky News. Siete personas han sido acusadas después de los disturbios en el área de Sandy Row de Belfast el viernes, con cuatro adultos, tres hombres de 25, 21 y 18 años, y una mujer de 19, acusados de disturbios.

Las tensiones han crecido en los últimos meses en la región por los acuerdos comerciales que se han adoptado tras el ‘Brexit’, una situación tensa que llegó a su límite cuando la semana pasada la Policía decidió no procesar a 24 políticos del Sinn Fein por asistir a un funeral, violando las medidas establecidas por el Gobierno para tratar de controlar la pandemia.

Fuente: Europa Press