El sector de la restauración generó unas ventas de 37.390 millones de euros en 2019, un incremento del 1,7% respecto al año anterior, según la consultora The NPD Group. Una cifra que supone superar por primera vez en los últimos nueve años la cifra de los 37.000 millones.

Ese 1,7% de avance, sin embargo, supone el menor incremento para este sector desde 2015, y está cuatro décimas por debajo del de 2018. En todo caso, la mejora vino provocada, por un lado, por un crecimiento de casi el 1% en el tráfico recibido por los negocios de restauración, que alcanzó los 66 millones de visitas, y también por la subida del gasto medio por comensal, que se situó en una media de 4,97 euros, una mejora del 0,8% respecto al año anterior. En el análisis por canales, destacaron los formatos de servicio rápido, que aglutinan a bares de tapas, cafeterías y establecimientos de comida rápida al uso. En cuanto a tráfico, este tipo de negocios crecieron al doble de ritmo del que lo hizo el conjunto del mercado. Un ritmo dos veces superior a la media, rozando, por tanto, el 2%.

Sin embargo, dentro de este nicho de mercado los que más sobresalieron fueron los operadores de comida rápida, que lograron incrementar las visitas hasta un 6% durante el año pasado, aunque siguen siendo los bares de tapas y cafeterías los que generan el mayor volumen de clientes: cuatro de cada diez visitas en la restauración se dirigen a este tipo de establecimientos. Según el análisis de The NPD Group, desayuno, comida y merienda son los momentos de consumo que muestran un mayor dinamismo.

“Se trata de una tendencia global: el desayuno es un motor de crecimiento en todos los países de nuestro entorno, también en España. En esta franja del día se empieza a percibir la preocupación por la salud y se produce una reformulación del desayuno, que tiende a ser menos dulce y más salado, ganando también en consistencia”, destacaron desde la consultora.

Fuente: Cinco Días