ALICANTE, 16 Ago. (EUROPA PRESS) –

La Policía Local de Alicante ha impuesto un total de 177 sanciones durante el fin de semana, de las cuales 64 han sido a personas por no llevar mascarilla y 33 por consumir alcohol. Asimismo, se han disuelto botellones en varios puntos de la ciudad y dos barbacoas en la playa de la Almadraba.

La Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante ha reforzado este fin de semana el operativo y ha establecido «máxima presión policial» para «hacer frente a la pandemia, evitar aglomeraciones, controlar los aforos y el cumplimiento de las medidas de seguridad durante las noches», ya que ha sido «uno de los que más gente ha tenido en la ciudad de todo el verano».

El dispositivo ha incluido la instalación de un control fijo en la avenida de Niza desde la tarde a la noche por la gran acumulación de personas para controlar. En este punto se sancionaron a decenas de personas por no llevar mascarilla.

Por otra parte, los agentes policiales disolvieron sobre la 01.00 horas una competición de vehículos en varias calles del Polígono industrial del Llano del Espartal.

Según fuentes policiales, la intervención se inició al recibir una llamada en la jefatura de la Policía Local que alertaba de una gran aglomeración de jóvenes en las calles del polígono industrial. A su llegada, los agentes comprobaron que se encontraban decenas de jóvenes con turismos, motocicletas y ciclomotores que entablaban competencia a gran velocidad.

Con el dispositivo y las tres patrullas de Policía Local desplazadas, se logró identificar a las cien personas concentradas en unos cincuenta vehículos y se les levantaron actas por tenencia de drogas y por no llevar mascarilla.

Asimismo, formularon denuncias por haber realizado reformas «de importancia» en algunos vehículos, sin haber regularizado tal situación ante el órgano competente de industria, y se retiraron varios de los vehículos al depósito municipal.

El concejal de Seguridad, José Ramón González, ha destacado el «gran trabajo» de la Policía Local y ha señalado que la presión policial «va a seguir siendo máxima» y «se va a mantener para contener la pandemia como se está consiguiendo en Alicante, porque debemos intensificar y extremar la medidas de seguridad y sanitarias para evitar contagios que podrían conllevar volver a la fase 2».

El edil ha hecho un llamamiento: «Todos debemos usar mascarilla, limitar los encuentros sociales en estos momentos, cuidar la higiene de manos y mantener distancias siempre. Y los locales de ocio deben cumplir estrictamente los horarios y todas las medidas».

VENTA AMBULANTE, MICCIONAR EN VÍA PÚBLICA Y ALCOHOLEMIA

Los agentes también han impuesto durante estas pasadas noches cerca de un centenar de denuncias por realizar venta ambulante, incumplir la ordenanza de limpieza, baño de perros, así como cuatro sanciones a capitanía marítima por fondear a menos de 50 metros de costa, tener mal estacionados los vehículos o miccionar en la vía pública. Además, se ha sancionado a un establecimiento en la playa que tenía música en directo y se han puesto decenas de multas a conductores con tasa positiva de alcoholemia y drogas en los controles policiales.

Finalmente, la Policía Local ha impuesto en la calle Catedrático Daniel Jiménez Cisneros una sanción a una motocicleta, que además no llevaba seguro, cuyo dueño apuntó con un puntero láser al operario de la grúa durante la intervención.

Según fuentes policiales, cuando los agentes subieron al vehículo policial y antes de emprender la marcha, escucharon un impacto en la luna trasera del vehículo, que quedó fracturada. Al realizar la inspección de la luna, observaron que presentaba impactos de lo que pudiera ser un proyectil tipo balín.

Los agentes se desplazaron a la comisaría para denunciar los hechos y, aunque desconocían el origen del proyectil, sospechaban que presuntamente podría provenir de algún inmueble de la calle. Tras comparecer en dependencias del cuerpo de Policía Nacional, el vehículo que ha sufrido la agresión ha quedado en comisaría para su inspección por parte de Policía Científica.

225 CONDUCTORES DENUNCIADOS

La Policía de Alicante ha denunciado desde que finalizó el estado de alarma a un total de 225 personas que han dado positivo en los controles de tráfico nocturnos realizados, 202 en las pruebas de alcoholemia y 23 en drogas.

La vuelta a la normalidad ha conllevado un incremento de accidentes de tráfico en la ciudad, sobre todo los fines de semana, y de conductores que bajo la influencia de alcohol y drogas vuelven a casa de madrugada y utilizan el coche «poniendo en peligro sus vidas y la de los demás», ha informado el Ayuntamiento.

Del total de sanciones interpuestas, 102 denuncias son administrativas por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y 100 son penales y conllevan la puesta a disposición judicial por un delito contra la seguridad vial. Asimismo, se han interpuesto 23 sanciones por dar positivo en consumo de sustancias estupefacientes.

El concejal de Seguridad, José ramón González, ha explicado que la Policía Local ha tenido que intensificar durante los fines de semana los controles de tráfico, ya que en estos dos meses «se han incrementado un 67% más las denuncias penales de alcoholemias con respecto a los mismo meses de verano del pasado año».

La Unidad de Atestados de la Policía Local, junto con el servicio Nocturno y el Grupo Operativo de Intervención Rápida, organizarán durante las noches y madrugadas de los viernes al domingo un refuerzo con agentes, que se suman a los dispositivos preventivos que de forma habitual se vienen realizando semanalmente.

El concejal de Seguridad ha señalado que el objetivo de realizar esta campaña de controles todos los fines de semana distribuidos en las zonas de entradas y salidas de la ciudad y próximas a los lugares de ocio es «prevenir accidentes, heridos y fallecidos», al tiempo que ha realizado un llamamiento a «evitar consumir alcohol si se va a conducir poniendo en peligro su vida y la de los demás conductores y peatones».

Además, solo este fin de semana han dado positivo 10 personas a la que se les levantaron acta de sanción por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, y se procedió a linmovilización de sus coches. Por otra parte, se realizaron seis atestados judiciales, cuatro administrativos. Uno de los conductores ha quedado detenido al tratarse de una persona extranjera sin domicilio en España.

Asimismo, se han interpuesto cinco denuncias de infracciones de tráfico, una a un conductor por deficiencias en el alumbrado del vehículo, otra a un conductor por no llevar abrochado el cinturón de seguridad, otra por exceder el número de plazas ocupadas, ya que viajaban seis personas en un vehículo de cinco plazas, y a dos motocicletas por llevar un tubo de escape no homologado.

González ha insistido en la necesidad de «crear una mayor sensibilización y conciencia social entre los ciudadanos para erradicar el consumo de alcohol y drogas en los conductores», ya que «supone un gran peligro» y «está directamente relacionado con una mayor accidentalidad», así como que «repercute en un incremento de mortalidad al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas».

La Policía Local ha recordado que conducir con una tasa de alcohol superior a 0,60 miligramos por litro supone la comisión de un delito contra la seguridad vial y puede conllevar penas de prisión y un año de retirada del carnet, con índices de entre 0.25 y 0.6 miligramos una denuncia administrativa con multas y la retirada de puntos. Además, la negativa a realizar el control también esta tipificado en el Código Penal y puede acarrear penas de prisión.

Para el Ayuntamiento, está «comprobado» que estas medidas son «acciones necesarias y positivas», ya que «retiran de circulación los vehículos y los conductores que van bajo los efectos del alcohol y las drogas».

Fuente: Europa Press