MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La oposición, Unidas Podemos y socios del Gobierno han rechazado este viernes la postura del presidente Pedro Sánchez con el plan de autonomía para el Sáhara Occidental planteado por Marruecos, que deja este territorio bajo soberanía marroquí aunque con algunas competencias cedidas. Según el Ejecutivo, este planteamiento constituye «la base más seria y realista» para lograr una solución a este conflicto, un cambio de postura que ha celebrado Rabat.

En este sentido, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ha marcado distancias con el presidente del Ejecutivo al asegurar que la resolución del conflicto sobre el Sáhara Occidental debe pasar «pasar por el diálogo y el respeto a la voluntad democrática del pueblo saharaui».

También la líder de Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ha reivindicado que este conflicto requiere una «solución política justa, duradera y aceptable para todas las partes» de acuerdo con las resoluciones del Consejo de Seguridad que «prevea la libre determinación del pueblo saharaui». «España no debe apartarse del derecho internacional», ha demandado en Twitter.

Además, el coordinador federal de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha reaccionado también de forma crítica al alineamiento de Sánchez con la postura de Rabat, al recordar que el «pueblo saharaui es víctima desde hace mucho tiempo y no se puede mirar hacia otro lado» y que «tiene derecho a expresar cómo quiere que sea su futuro mediante un referéndum libre, como desde 1995 estableció el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas».

Al hilo, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha criticado el cambio de posición al señalar que Marruecos está ocupando militarmente esta zona al igual que Rusia con territorios ucranianos: «Marruecos está ocupando militarmente el Sáhara Occidental, en contra del derecho internacional y violando los derechos humanos de la población».

El Grupo Popular que lidera Cuca Gamarra ha solicitado la comparecencia del jefe del Ejecutivo y ha tildado de «intolerable» que la nueva postura no se haya consensuado con el primer partido de la oposición. Además, ha preguntado al Gobierno si se ha informado de esta decisión a Argelia.

En un comunicado, el PP ha resaltado que hoy han conocido la noticia a través de los medios de comunicación. «Consideramos intolerable que este cambio de una posición política de consenso tradicional, indudablemente una política de Estado, con 47 años de antigüedad, se haga sin informar al principal partido de la oposición, lo que pone en evidencia cuál es la forma en la que Pedro Sánchez entiende ‘la política de Estado'», ha enfatizado.

Por su parte, Vox no ha pronunciado su postura sobre el giro del Ejecutivo con el Sáhara y ofrecerá su valoración el próximo lunes tras la reunión del Comité de Acción Política.

Asimismo, Ciudadanos ha pedido la comparecencia urgente de Sánchez y el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ante el Parlamento para «aclarar la postura» del Ejecutivo con el Sáhara y le ha afeado su comportamiento en «un asunto de Estado» como es la relación con Marruecos.

«Sánchez y Albares deben comparecer urgentemente ante el Parlamento español y aclarar la postura del Gobierno respecto al Sáhara. La política exterior es un asunto de Estado y hay demasiado en juego como para que se comporten de esta manera. Es inaceptable», ha expresado la formación liderada por Inés Arrimadas en redes sociales.

En esta línea se ha pronunciado Coalición Canaria (CC), que ha exigido al presidente del Gobierno «explicaciones inmediatas» por el «giro» del Estado sobre el estatus político del Sáhara Occidental que «va en contra» de lo defendido durante las últimas décadas.

«El futuro del Sáhara pasa por una solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable en el marco de Naciones Unidas», ha resumido la formación a través un mensaje publicado en Twitter.

CRÍTICAS DE LOS SOCIOS DEL GOBIERNO

Los socios del Gobierno de coalición, que forman PSOE y Unidas Podemos, también se han mostrado en contra del cambio de postura sobre el Sáhara. Así, el líder de Más País, Íñigo Errejón, ha advertido de que España «no puede caer presa del chantaje de la monarquía marroquí».

«No hay explicación razonable ni motivo válido para que nuestro país se aleje de la que es la posición correcta: la de las resoluciones de la ONU», ha desgranado Errejón. De esta forma, el diputado en el Congreso ha proclamado que su formación va a seguir «apoyando la justa reivindicación del pueblo saharahui».

Igualmente, el senador de Más Madrid, Pablo Perpinyá, ha pedido explicaciones al Gobierno de Pedro Sánchez por la carta a través de una pregunta escrita en el Senado dirigida al Gobierno recién conocida la misiva de Sánchez al rey marroquí. Perpinyá considera que este hecho es una «rendición a las aspiraciones expansionistas de Rabat».

También se han pronunciado desde EH Bildu ya que su portavoz en el Senado, Gorka Elejabarrieta, ha sostenido que «el apoyo de Pedro Sánchez a Marruecos y sus graves afirmaciones sobre el Sáhara vuelven a negar al pueblo saharaui el legítimo derecho a la autodeterminación». «Un derecho basado en diversas resoluciones de Naciones Unidas y en el propio Derecho Internacional», ha añadido.

A su juicio, «ya es hora de que el Gobierno español reconozca al pueblo saharaui su derecho a la libre autodeterminación» y actúe «con valentía frente a la ocupación ilegal marroquí del territorio saharaui». «EH Bildu seguirá defendiendo al pueblo saharaui y al Frente Polisario», ha finalizado.

Fuente: Europa Press