/, Actualidad Económica, Cinco Días/La Operación Chamartín tendrá una empresa propia de energía limpia

La Operación Chamartín tendrá una empresa propia de energía limpia

Madrid quiere tener un nuevo desarrollo urbano ejemplar. La oportunidad donde va a demostrarlo será el nuevo barrio Madrid Nuevo Norte, la zona ligada a la tradicionalmente conocida como Operación Chamartín. Así lo diseñarán el Ayuntamiento de Madrid y la empresa Distrito Castellana (DCN), impulsora del proyecto. Ese área de la ciudad introducirá grandes novedades como el límite al máximo del vehículo privado contaminante, se basará en el concepto de economía circular que aproveche los residuos para generar energía, los edificios tendrán un consumo mínimo o se creará un empresa que genere energía limpia, entre otras iniciativas.

Ese es el proyecto de ciudad sostenible en el que actualmente trabaja la consultora CBRE, bajo encargo de DCN, con propuestas para el desarrollo urbanístico en el que actualmente trabaja el Ayuntamiento de Madrid y que todavía tiene que ser aprobado.

Una de las grandes novedades propuestas por CBRE será la constitución de un ente energético propio de colaboración público-privada, que se encargue tanto de generar la energía renovable como de distribuirla a los edificios. El precedente de este tipo de entidad se da en District Clima, la sociedad que se encarga en Barcelona de este cometido en el conocido como Distrito 22@, epicentro de multitud de sedes corporativas. En ese caso cuenta con una red subterránea de tuberías de 18 kilómetros por la que 100 edificios están conectados a dos centrales de producción, que utilizan el vapor procedente de la incineración de residuos sólidos urbanos. En el caso catalán, el ente está integrado por empresas como Engie y Aguas de Barcelona y el sector público está representado por la Generalitat y el IDAE (Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía).

Intercambiador en Chamartín

Metro y tren. Desde el inicio, en el proyecto se apuesta por el uso del transporte público, ya que se construirán tres nuevas estaciones de Metro, una de Cercanías, se remodelará la de tren de Fuencarral y se abrirá un intercambiador en la estación de Chamartín.

Bicicleta y vehículo eléctrico. Según las propuestas de CBRE, se fomentará el uso de la bicicleta, además del uso de vehículos compartidos. Adicionalmente, para 2030 se proyecta que el 100% de los vehículos que circulen por el ámbito sean eléctricos, como vanguardia de las directivas europeas.

“El ente debería estar formado por las Administraciones locales y por empresas privadas. El objetivo es que la energía renovable no se genere únicamente en cada edificio sino que la generación debe ser global, de todo el planeamiento urbanístico”, explica Luis Cabrera, director de energía y sostenibilidad de CBRE. Eso puede concretarse, por ejemplo, en parques de paneles solares en cubiertas y espacios industriales, el uso de la geotermia o incluso el de los aerogeneradores.

Las propuestas que se remiten al Ayuntamiento para incorporar al planeamiento tienen en cuenta dos normativas que actualmente están en fase de elaboración y que serán claves en los desarrollos de las ciudades. Por un lado, el Código Técnico de Edificación, un real decreto que previsiblemente estará aprobado este verano y que obligará tanto a reducir el consumo de los edificios de nueva construcción en un 85% de media como a consumir energías renovables. En Madrid Nuevo Norte, los inmuebles —que rebajarán su consumo a entre 20 y 30 kilovatios por hora y metro cuadrado al año— incorporarán actuaciones como el tratamiento solar de cristales, fachadas ventiladas y cubiertas vegetales.

Por otro lado, el Gobierno también prepara una Ley de Cambio Climático y Transición Energética, como consecuencia de una directiva europea tras la Cumbre del Clima de París de 2016. La aplicación directa será la necesidad de reducir las emisiones de gases contaminantes o la reducción del consumo de recursos.

Una de las consecuencias está ligada a la movilidad en el proyecto madrileño. “Se limitará al máximo el uso del vehículo privado, apostando por los modelos eléctricos. Habrá accesos limitados al coche y menos plazas de aparcamiento de lo habitual. Con el tiempo no se podrá circular con vehículos contaminantes”, asegura Cabrera, quien justifica que Madrid Nuevo Norte “está diseñado bajos los criterios” del Ayuntamiento, con la estrategia de reducir el tráfico contaminante al máximo en la almendra interior de la M-30. Sobre esa medida, opina que la limitación del uso del coche “va a llegar a Madrid mucho antes de lo que creemos”.

Otra de las estrategias conceptuales claves del proyecto será la de la economía circular, es decir, reducir el uso de energía y materiales aprovechando los residuos. Habrá plantas de compostaje, se usará el agua reciclada de los edificios para las zonas verdes y se plantea un megahuerto urbano.

Más información

Fuente: Cinco Días

By | 2018-03-20T11:28:46+00:00 marzo 20th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, Cinco Días|Comentarios desactivados en La Operación Chamartín tendrá una empresa propia de energía limpia