Se enfrenta a una pena de multa de mil euros

   LOGROÑO, 4 Ago. (EUROPA PRESS) –

   Agentes del Sector de Tráfico de la Guardia Civil en La Rioja han denunciado al conductor de un Vehículo de Movilidad Personal (patinete) tras haber sufrido un accidente de circulación bajo los efectos del alcohol.

   Tal y como ha informado la Guardia Civil, el siniestro tuvo lugar en la calle Parras, de Ribafrecha, y el implicado es un varón de treinta años, de nacionalidad española y residente en un municipio riojano, que circulaba con una tasa de alcohol en sangre de 1’19 gramos/litro.

   Sobre las 02:15 horas del pasado 13 de junio, Agentes del Equipo de Atestados se trasladaron a este lugar a consecuencia de un siniestro vial por caída en la calzada del conductor de un Vehículo de Movilidad Personal, que resultó herido.

   Ante la imposibilidad de someterle a las pruebas de alcohol por ser trasladado al hospital, y dado que presentaba una síntomas de embriaguez, los agentes solicitaron al centro sanitario una analítica para su remisión al laboratorio de referencia de la Dirección General de Tráfico, para determinar la presencia en sangre de alcohol o de otras sustancias estupefacientes, psicotrópicas, estimulantes o análogas.

   El laboratorio confirmó que el conductor el día del accidente circulaba bajo los efectos de bebidas alcohólicas, con una tasa de alcohol en su organismo de 1,19 gramos por litro de sangre. Este hecho ha motivado la tramitación de la correspondiente denuncia que lleva aparejada un sanción económica de mil euros.

   La Guardia Civil ha recordado que los conductores de este tipo de vehículo tienen la obligación de someterse a las pruebas de alcohol y drogas, siendo sancionados con la misma cuantía económica que si condujeran otro vehículo, en caso de sobrepasar las tasas de alcohol la sanción sería de quinientos o mil euros. Si el conductor da positivo, el VMP se inmoviliza, tal y como ocurre con el resto de vehículos.

   En cuanto al uso de teléfono móvil, al tratarse de conductores de vehículos, tienen prohibido conducir haciendo uso manual del teléfono móvil o de cualquier otro sistema de comunicación. La sanción sería de doscientos euros.

   También tienen prohibido conducir utilizando cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido y sería la misma sanción.

   Por otro lado, tienen prohibido la circulación por aceras y zonas peatonales, ya que el artículo 121 del RGC prohíbe la circulación de cualquier vehículo por las aceras (excepto a monopatines, patines o aparatos similares que lo hagan exclusivamente a paso de persona) siendo sancionable con doscientos euros.

   La Guardia Civil ha recordado, además, que los vehículos ligeros propulsados eléctricamente sólo autorizan para transportar a una persona, por lo que la circulación de dos personas en VMP es sancionable con cien euros.

   Se considerará conducción negligente y por tanto punible cuando se realice conducción nocturna sin alumbrado ni prendas o elementos reflectantes, ya que en estos casos, el conductor no adopta la diligencia necesaria para ser visto por el resto de conductores ni la precaución necesaria para evitar ponerse en peligro. La sanción correspondiente es de doscientos euros.

   En los casos de infracciones cometidas por menores de dieciocho años, los padres, tutores, acogedores y guardadores legales o de hecho, responderán solidariamente de la infracción cometida por el menor.

Fuente: Europa Press