/, Actualidad Económica, EL PAÍS/La dimisión de un copresidente de Goldman Sachs allana la sucesión

La dimisión de un copresidente de Goldman Sachs allana la sucesión

Goldman Sachs se prepara para empezar una nueva etapa sin Lloyd Blankfein como consejero delegado, cuando está a punto de cumplir su 150 aniversario. El grupo financiero anunció que Harvey Schwartz, uno de los dos copresidentes, se retira el próximo 20 de abril. Eso deja el camino libre en la carrera sucesoria a David Solomon. El relevo, de cuajar, permitirá pasar el mando a una nueva generación más joven.

Solomon será el único presidente y director de operaciones del grupo. La retirada de Schwartz se conoce unos días después de que The Wall Street Journal publicara una información adelantando que Blankfein estaría preparando apartarse tras 12 años al frente del influyente banco de inversión. El ejecutivo, sin embargo, acudió a las redes sociales para decir que era una historia del rotativo.

La salida de Blankfein es un tema recurrente en Wall Street desde la pasada crisis financiera. En septiembre del 2015 volvió a tomar cuerpo la idea, después de que fuera diagnosticado con un linfoma. El ejecutivo, de 63 años de edad, se sometió durante unos meses a un tratamiento de quimioterapia para combatir el cáncer. Aunque delegó temporalmente algunas responsabilidades, siguió al frente del banco.

Lloyd Blankfein había dicho hasta ahora que no tenía ninguna prisa por soltar las riendas. El plan de sucesión, en todo caso, está muy fin definido. El candidato para sustituirlo sería en principio de dentro del propio banco. David Solomon y Harvey Schwartz fueron designados copresidentes cuando Gary Cohn dejó hace 14 meses la compañía para ponerse al frente del consejo económico que asesora a la Casa Blanca.

La revelación del The Wall Street Journal se conoció precisamente tres días después de abandonar Cohn el equipo presidencial. “Ahora va a ganar mucho dinero”, bromeó Donald Trump en un evento público, en el que estaba presente el banquero. No hay, en todo caso, un anuncio de Goldman Sachs sobre cuando podría dejar el cargo de consejero delegado y no se descarta que pueda seguir como presidente.

Rendimiento

Solomon, de 55 años, es un veterano banquero de inversión y tiene una relación muy estrecha con los principales clientes del banco. La presión sobre Blankfein fue creciendo durante los últimos años, por el rendimiento del banco. Goldman Sachs cerró el pasado ejercicio con una caída del 42% en el beneficio, hasta los 4.290 millones de dólares. Se explica por pérdidas de 1.930 millones en el cuarto trimestre por las cargas de la reforma fiscal, las primeras en seis años.

Pese a ello, el valor bursátil de Goldman Sachs se apreció un 75% desde que el ejecutivo tomó las riendas en junio de 2006. En el caso de JPMorgan Chase, triplicó. Jamie Dimon tomó las riendas del mayor grupo financiero por activos seis meses antes que él. El Dow Jones, donde cotiza, se apreció un 127% en el mismo periodo mientras que el del S&P 500 se apreció un 120%.

Blankfein se limitó a decir en un comunicado que va a trabajar estrechamente con Solomon para cimentar la franquicia por todo el mundo y ampliar su base de clientes. También agradeció el trabajo que hizo Schwartz para la firma. “Ha sido un mentor para muchos”, indicó. Los tiempos del relevo no están claros ni decididos, pero de esta manera se delimita el debate sobre quién será el sucesor.

Fuente: El País

By |2018-03-12T13:42:05+00:00marzo 12th, 2018|Actualidad de Empresas, Actualidad Económica, EL PAÍS|Comentarios desactivados en La dimisión de un copresidente de Goldman Sachs allana la sucesión