Levantará el cierre perimetral en mayo si finalmente decae el estado de alarma

VALÈNCIA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) –

La Generalitat ha acordado mantener la mayoría de restricciones vigentes en la Comunitat Valenciana para estabilizar la buena situación epidemiológica a la espera de conocer los efectos de Semana Santa, con tres excepciones.

A partir del lunes 12 se amplía de cuatro a seis el número de personas permitidas para reuniones en espacios públicos, como mesas de terrazas o deporte en la calle, y de uno a dos los núcleos familiares en el ámbito privado. También se flexibilizarán las condiciones para visitar las residencias de mayores inmunizadas porque, salvo algunas excepciones, el 100% de sus usuarios y trabajadores están vacunados.

Así lo han anunciado el ‘president’, Ximo Puig, y la consellera de Sanidad, Ana Barceló, tras la mesa interdepartamental COVID. Las nuevas medidas estarán en vigor durante dos semanas en la Comunitat, que sigue con la incidencia acumulada más baja de España y Europa.

«El resto sigue igual porque es lo que aconseja el sentido común. Confiamos en la ciudadanía y seguimos con la máxima cautela», ha justificado Puig tras agradecer el sacrificio de los valencianos y el trabajo admirable de los sanitarios para «tener por fin una situación de control de la pandemia como al principio del verano».

El nuevo paquete de medidas estará en vigor hasta el domingo 25 de abril, con la previsión de que la próxima mesa interdepartamental se reúna el jueves 22 y la Conselleria de Sanidad mantenga previamente reuniones con los sectores afectados, tanto los económicos como los sociales y culturales.

Si los datos actuales se consolidan, Puig ha prometido avanzar en la flexibilización de las restricciones y ha reiterado que «no durarán ni un día más del necesario». El 4 de mayo tendrá lugar la última mesa interdepartamental, cuando la Comunitat levantará el cierre perimetral si finalmente decae el estado de alarma el 9 de mayo como anunció Pedro Sánchez. «Nos queda solo un mes para llegar a esa situación», ha alentado.

Hasta entonces se mantienen las restricciones actuales: cierre de la hostelería a las seis de la tarde, dos horas antes que el de los comercios no esenciales, con terrazas al 100% de su capacidad e interiores al 30%. También sigue el toque de queda a las 22 horas.

Como balance, Puig ha destacado que estas últimas medidas «recompensaban el esfuerzo de la ciudadanía y aportaban el marco normativo más cauteloso». Desde entonces, la incidencia acumulada a 14 días ha bajado hasta unos 32 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone «la menor presencia del virus de toda España», cinco veces por debajo de la media nacional.

BAJADA DRÁSTICA DE LA MORTALIDAD

Dos tendencias «relevantes» son que el número de personas hospitalizadas en la Comunitat se ha reducido a la mitad en tres semanas y la bajada «drástica» de la mortalidad por COVID porque «en los últimos 23 días ha muerto la tercera parte de las personas que en los 23 anteriores».

«En solo dos días de febrero morían más valencianos que en estas tres semanas», ha ilustrado el ‘president’, insistiendo en que salvar vidas continúa como principal objetivo. Y ha hecho hincapié en que es un logro conjunto: «Solo puedo dar las gracias a la ciudadanía, nunca podíamos haber hecho nada tan importante todos juntos».

A esto se suma la previsión de que entre este jueves y viernes se alcance la cifra de un millón de dosis de vacunas administradas en la Comunitat, tras alcanzar las 12,4 por cada 100.000 habitantes en «una posición mejor que Francia, Alemania o Canadá». También es la cuarta autonomía de España con más proporción de vacunas administradas, el 81% de las recibidas.

Ximo Puig ha confiado en que la previsión del Gobierno de llegada de vacunas es «muy esperanzadora». «Pero necesitamos más, solo la vacunación universal hará posible superar una pandemia global», ha insistido, y ha garantizado que lo defenderá «donde sea necesario» como hizo en Bruselas para la liberalización de patentes.

El único camino, ha proclamado, es que la vacunación sea segura, eficiente y universal, además de actuar «con la máxima prudencia y siempre en proporcionalidad». «Sin prisas, sin precipitaciones, porque desconocemos el impacto de Semana Santa y en nuestro entorno están sufriendo aumentos muy preocupantes. No nos podemos confiar», ha enfatizado.

PLAN RESISTIR +

En definitiva, a su juicio, se abre una salida de la pandemia que requiere de «gestión rigurosa, unidad y máxima sensibilidad social» para compensar a todos los afectados. Puig ha resaltado así las 68.000 solicitudes recibidas al plan ‘Resistir’ y ha prometido que las ayudas llegarán al 95%, así como que las de los autónomos se harán efectivas entre abril y mayo.

El presidente valenciano también ha avanzado que la Generalitat prepara el «Resistir +», la segunda edición de este plan, para cuando reciba más aportaciones del Gobierno, «650 millones que afectarán a casi cien sectores de la economía valenciana afectada por la crisis».

Fuente: Europa Press