La CNMV ha autorizado la opa del fondo Letterone, propiedad del magnate ruso Mijail Fridman, sobre el 71% de la cadena de supermercados Dia que aún no está en su poder. El supervisor no ha puesto ninguna objeción a la solicitud de Letterone, acepta su oferta de 0,67 euros por acción al tratarse de una opa voluntaria, no obligatoria, y abre el plazo para la aceptación de la oferta por parte de los demás accionistas de la cadena. El plazo comenzará el próximo lunes 1 de abril y finalizará el 23 de abril, según ha informado Letterone en una nota.

La CNVM autoriza esta oferta tal cual, sin poner ninguna objeción, como ha informado en un hecho relevante. El supervisor considera que no es «exigible» el requisito de precio equitativo al tratarse de una opa voluntaria. Reitera que la efectividad de la opa está condicionada a que Letterone consiga hacerse con al menos el 35,5% de las acciones, que se sumarían al 29% que ya tiene. Informa la CNMV que el fondo ha presentado un aval por 296,1 millones de euros otorgado por el banco suizo UBS.

L1R Invest1 Holdings Sà r.l., la sociedad del fondo Letterone para la distribución minorista, presentó el pasado cinco de febrero una opa voluntaria a 0,67 euros por acción. Aunque durante el año anterior había comprado acciones a precios muy superiores, se quedó al borde del 30% porcentaje que le hubiese obligado a presentar la opa por el precio más alto pagado en los últimos 12 meses, según la ley de opas. En cambio, presentó una oferta voluntaria con una prima sobre el precio de aquel día de las acciones, que estaban a 0,42 euros. La condición era conseguir el sí de al menos la mitad del 71% de acciones que no tenía, es decir, hacerse con al menos 220.968.910 acciones más, y que la empresa no emitiese ninguna acción hasta que la opa se resolviese. Letterone considera probable que se dé este segundo requisito toda vez que la pasada junta de accionistas, celebrada el 20 de marzo, rechazó la ampliación de capital por 600 millones que había propuesto el consejo de administración, capitaneado por Borja de la Cierva.

Fuente: El País